Y mientras Nerea terminaba de escribir Perú (entero sin respirar), a mí me tocó hacerme cargo de EL CAMINO DEL INCA

Como toda historia tiene un principio, esta no, vamos que no está muy claro cómo terminamos nosotros haciendo el Camino del Inca sin tenerlo reservado. Nerea había oído y leído sobre Choquequirao y una excursión desde allí a Machupichu, ocho días por los montes. Empezamos buscando eso, pero…

Llegamos a Cuzco justo al principio de la temporada de lluvias, perfecto (temporada baja), así que al preguntar sobre Choquequirao nos decían:
– Esa excursión no se hace, no hay gente.
– Tenemos el Salkantay, opción barata que termina en Machupichu
– Pueden hacerla solos, excursión privada (una risa el precio)

Hasta que en una, ya preguntando por todo. Salió que sí podíamos hacer algo inca. Nosotros buscábamos salir el 6 pero para el 7 había un grupo y podíamos unirnos a un « Camino del Inca », cuatro días caminando, tres noches y llegar a Machu Picchu por la mañana al amanecer (ahora leéis como llegamos)
La excursión del Salkantay era subir montes, ver glaciares y pasar frio, el camino del inca tenia ruinas, algo de frio, pero sobre todo piedras, YO quería ver piedras y Nerea no quería subir mucho ni pasar frio. Estaba claro, nos pillábamos la opción cara y al lio.
Nos liamos, nos apuntamos y listo. Subiríamos andando a Machu Picchu por la ruta del Inca. ¡¡¡Ole los cojones de mi Mahal que se apuntó sin saber dónde se metía!!!

Como teníamos tiempo hicimos una excursión antes, El Valle sagrado express que nos llevó con la lengua fuera a visitar los sitios esos que os contó Nerea 🙂

Subimos y bajamos cuestas en Cuzco, nos compramos ropa de frío extremo (unos calzoncillos largos yo, dos pantalones de invierno la Nere), visitamos el mercado para comprar frutos secos, frutas deshidratadas, chocolate y hojas de coca para luchar contra la montaña ¡Jaaaaaaa, las risas! Para nada iba a servirle todo eso a mi Mahal.

CUZCO_Mercado1

La noche de antes, reunión con el guía, que nos explica más o menos las etapas. El pobre acaba de terminar su viaje y sabe que él no será nuestro guía, responde a todas las preguntas de ropa y equipo (ya daba igual, salíamos en 6 horas) y no supo decirnos cuántos seríamos en el grupo.

A las 4 en pie, entregamos la mochila grande en recepción del hotel (fueron unos santos) y a esperar que vengan a por nosotros. Familia informada de la imposibilidad de decir buenos días por los internetes y Nerea contenta porque yo no tendría Zombies. 🙂

Nuestras mochilas para 4 días eran una pequeña de 30 litros con la ropa y otra con la cámara de fotos, snacks y hoja de coca. Botellas de agua y a esperar que nos dieran nuestros sacos y aislantes que serían todo lo que tendríamos que llevar.

Vamos a la furgo, que ya venía llena con la gente que cargaría las tiendas, comida, TODO. Recogimos a las otras dos parejas que serían nuestra conversación por esos cuatro días y al lío. Tuvimos suerte éramos un grupo pequeño. Tres parejas, Viqui, Samuel, Rainy y Bernd.

A por el que sería el principio, kilómetro 82. Allí rehicimos las mochilas, atamos los sacos y los aislantes y al lío. Evidentemente, organizados como están, había gente vendiendo TODO lo que podías necesitar, cintas para las mochilas, tapas para los bastones de marcha (no pueden terminar en punta de hierro, solo tapones de goma).

Nos atamos todo, pasamos por el primer kilómetro de la ruta (enseñamos pasaporte aquí y a la entrada de Machu Picchu)

Revisamos estado, todos sonreímos aún. Nos hacen una foto aquí a cuatro días y cuarenta kilómetros de la llegada.

IncaTrail - Piscacuchu km 82

Primer día – Km82 hasta Wayllabamba
Los guías se lo curran, tenemos dos guías para seis personas. El equipo se compone también de otras nueve personas que hacen de porteadores y cocineros, a ellos nos los presentarían la segunda noche.

Nos presentamos, nos reímos y andamos despacio hasta la zona de comer, allí nos esperan los porteadores con todo listo. Llegamos, comemos, descansamos y de nuevo al lío.
El primer día es para ver tu estado físico, si superas el mal de altura y poco más. Unas ruinas bien bonitas sí que vimos. Conseguimos la última cerveza de esos tres días y a dormir. El segundo día era el duro.

IncaTrail - Wayllabamba (ultima cerveza)

Segundo día -Wayllabamba hasta Pacamayo
Empezó la fiesta, recogimos la mochila, desayunamos y al terminar todo el campamento estaba listo para salir. Nerea aún sonreía…

Nos habían avisado, esto iba a ser subir, subir, subir…. y para ayudar había tramos largos de escalones, lindísimos, lo mejor para que a la segunda parada de descanso Nerea dijera que UNA MIERDA, que ella más despacio y sin estrés (calculamos que el total llegaríamos 20 minutos más tarde que los primeros)
Allí entendimos el porque los DOS guías, uno iba a la cabeza del grupo y el otro con nosotros 🙂
Que de tiempo pasamos juntos los tres :):):)

Hojas de coca, caramelos, agua de flores, fruta deshidratada… TOOOOO de to se tomaba Nerea a trocicos y ella decía que no subía, que eso era muy p’arriba
Al final subió, se quejó, protestó, pero nunca tuvimos que tirar de ella o cargarla.

IncaTrail - Warmiwanusca Pass 4200

A 4224 metros Nerea volvía a sonreír al descubrir que los cuatro kilómetros que quedaban eran cuesta abajo y que pronto estaríamos listos para comer en el campamento, ese día teníamos tarde libre y la usamos para presentarnos todos. Diecisiete locos por la montaña de los cuales sólo seis habían pagado para ello.

Tercer Dia – Pacamayo hasta Winay Wayna
El tercer día es el más largo en kilómetros y en sitios arqueológicos, ya había menos subida y Nerea sonreía a ratos. Eso sí, se quejó un par de veces por la paliza del día anterior (es algo de lo que hoy, da igual cuando leas esto, aún se queja).

IncaTrail - Inca Steps

Y ya solo nos quedaba dormir otra vez, dormir y amanecer la hostia de pronto. Nos explicaron varias veces el porqué, en inglés y español, y esto fue lo que entendí.

“La puerta de acceso al sendero está cerrada y abre a las 5:30. Los porteadores tienen que desmontar el campamento y estar en la vía del tren, a unos 12 kilómetros, antes de las 5:30 que es cuando sale su ÚNICO tren que se pueden costear.
Con lo cual nos despiertan a las dos y pico, nos dan de desayunar y se piran por el tren. Nosotros, eah, a esperar que abrieran”

Nuestros compañeros tenían entradas para MÁS cosas a parte del Machu Picchu, la pareja francés/colombiana iban a HuaynaPicchu, los alemanes tenían Machu Picchu montaña. El problema era que la tenían pronto, 7:30 y teníamos 5 kilómetros de distancia… Nerea volvería a no sonreír.

Cuarto Dia – Winay Wayna hasta Machu Picchu (y de allí a Aguas Calientes)
Llegamos a la puerta del sol a las 7:08 vimos por primera vez Machu Picchu, parecía muy pequeño. Muy pequeño y vacío.
¡¡Error!! Eso es bastante grande y esta INUNDAO de gentes. Hicimos un tour con nuestros guías que habían conseguido cambiar los horarios de nuestros compañeros y a las 10 estábamos libres.
IncaTrail - Machu Picchu (desde puerta del sol)

Nos quedamos media hora contemplando piedras y bajamos hacia Aguas Calientes.
IncaTrail - Machu Picchu - pano

Había un autobús y una ruta a pie… ¿qué somos? ¿¿¿Turistas o aventureros??? Aventureros ganó y para desgracia de Nerea, otra vez a andar para bajar, pero contentos de saber que al llegar tendríamos internet de nuevo, cervezas frías y un baño de aguas termales que sería nuestra primera ducha en 4 días 🙂
IncaTrail - Aguas calientes

Especial atención a las comidas que nos preparaban con dos hornillos de gas y poco mas…
IncaTrail - Comida - 6

Como siempre, todas las fotos de Perú en la galería