Hemos aprendido que Ha en maya significa “agua” y agua hemos tenido por un tubo. O mejor dicho, por túneles a cascoporro.

Llegamos para explorar los “cenotes”, pozos milenarios de agua dulce que se remontan a las glaciaciones.
Para ello elegimos un “hotelito” con piscina, un poco de sol y algo de relax, veniamos de Ciudad De Mexico (antes conocido como Mexico DF) y tocaba refrescarse.
TLM_budacuatica

Tras pasar unos días abrazados a la taza del retrete por cortesía de un filete a la arrachera divino pero poco hecho, conseguimos salir y reservar 4 fabulosos días de inmersión en la tienda de buceo que mejor rollo nos dio :  infinity2diving.
¡No lo lamentamos! Peggy, Vicky, Javierrrr y nuestro instructor Súper Mario nos lo hicieron tan fácil todo…

 

Para quien sólo ha buceado en mar salada, esto es como estar en otro puto planeta. El agua es tan nítida y tranquila que sientes como si volaras o estuvieras suspendid@ en entre estalactitas y estalagmitas. Y esta nitidez es inversamente proporcional a la oscuridad que te rodea. Una buena linterna es absolutamente obligatoria y además te permite jugar con la haloclina, hacer juegos de reflejos sobre los charcos de aire atrapado en el techo de cada cueva. ¡Ah! Y el agua dulce no pica los ojos, ni te deja tod@ pegajos@… Bueno, que me lío. Hablaba de los cenotes, y voy a hablar mucho. Así que si no tenéis ganas de leer, por favor miraos el álbum, solo lamentaréis no haber estado allí. 😉

TLM_Chikinha_nanosuperstar

PIT_paisajeybuzos

Y entre cenote y cenote, ya llevábamos 1 MES de viaje.

Nadie mejor para celebrarlo que el Tito Chiqui, menudo crac. Allí se plantó para explorar las ruinas de Cobá y algunos de sus cenotes (Multun Ha y Choo Ha). Además consiguió arrastrarnos a Playa del Carmen para un reencuentro fiestero y playero en Cozumel junto a otro gran vividor, 8 años después de nuestro primer encuentro, el Tito Gurdi. Nuestra infinita gratitud a ambos y un cálido abrazo a Isabel.

CZM_Selfietotal

CZM_Salta2

De pocas maneras se podría completar mejor nuestra estancia en Tulum… bueno sí, pero eso no se cuenta.

Proximamente, “como fui atropellado por un taxi y viví para contarlo” by Lorco

 

Para quien quiera más info:

Pit y Dos Ojos
Son impresionantes por lo pequeño que te sientes dentro de ellos. En cualquier momento te imaginas a un dinosaurio acuático o un megalodón saliendo de las profundidades. Son sin duda los cenotes más completos… pero ni de lejos suficientes para hacerse una idea de la variedad… ¡cada cenote es un universo!
PIT_Nanoburbujas

PIT_paisajeyluces

En nuestra primera inmersión fuimos a Chikin Ha, que con sus pasillos y su cenote abierto es ideal para tomarse el pulso y practicar la flotabilidad en agua dulce.
TLM_Chikinha_tuneles2
TLM_Chikinha_haces

Angelita
Es acojonante, tanto que a 20 metros me dio un chungo y Mario tuvo que hipnotizarme para que pudiéramos hacer la inmersión completa… ¡y valió la pena!

Una nube de sulfato de hidrógeno separa este pozo en dos sin que el agua se mezcle. Ver los troncos suspendidos sobre una nube desde hace miles de millones de años es único.
TLM_Angelita_Anna2
TLM_Angelita_Abyss

Calavera
Un sin fin de corredores llenos de subidas y bajadas, detalles, estalactitas… ¡y la haloclina!
Una corriente turbia que alterna con el agua prístina del cenote y crea paisajes psicodélicos.
(sin fotos, cobran una barbaridad por llevar cámara y se quedó en el coche, tendréis que ir para verlo)

En Tajma Ha tuvimos la inmensa suerte de volver a verla, y como ya le habíamos pillado el tranquillo, pudimos jugar con ella durante la inmersión.
TAJMAHA_escalera
TAJMAHA_detalle

Por último, Ponderosa. Es el más exigente pero también el que más detalles ofrece, juegos de luces en superficie, salidas a cuevas de murciélagos y túneles blancos de curvas imposibles.
PONDEROSA_Sombrasdebuzos
Avisamos que la galería de fotos es larga, muy larga, pero merece la pena.