¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Que no hay planes

diciembre 5th, 2012 lorco

Con este principio de conversación la cosa pintaba a liada SEGURA, si ademas ponemos al otro lado del hilo al señor Chiqui/Fernando y rondando por la naturaleza al manco del momento

Esto era sí o sí para hacer mochilas y correr hacia algún lado. Nunca mejor dicho.
Oskar estaba, o iba a, correr la PRIMERA Fuji marathon. Y nosotros ya teníamos una excusa para salir corriendo a visitar ese monte que se esconde siempre y en todo lugar.

Como íbamos a pensar nosotros que las vistas desde nuestra habitación serían algo como esto.

Otra del Fuji desde el cuarto

 

Fuji somnoliento 2

 

Mordor

 

 

 

No podéis imaginar el frio que hacia, bueno, quizás si, pero solo después de ver esto

Reencarnado en Fuji

(el esto soy yo, un respeto)
El problema de eso de madrugar para ver el amanecer y tener esa magnifica luz es siempre el mismo, el jodido frio y el sueño. Esta vez le ganamos al frio, las fotos desde la habitación, y al sueño. Después de las fotos volvimos a dormir un ratito.

Alguien conoce The Fog

Ya cuando el sol se puso a calentar, y nosotros vencimos en nuestra lucha contra el sueño, salimos a dar una vuelta por los lagos y esto nos encontramos.

Paseo por el lago con Fuji al fondo

 

A la antigua

 

Fuji en vertical

 

Ese par de hombres saturados del Fuji

Sin duda un lugar donde volver una y otra vez, un paisaje mucho mas agradecido que el de Hakone y con menos gente. Eso si, si se os ocurre llegar a la estación después de las CINCO de la tarde ya podéis olvidar el transporte local, iros preparando para luchar con los taxistas y que os lleven a donde sea si vuestro destino no esta pegado a la ella.

 

SI aun queréis MAS monte, el álbum, el álbum, el nombre del lugar Kawaguchiko.

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos Clase de cocina…japonesa
Hace unos 730 días, relatábamos Al examen del JLPT
Hace unos 1095 días, relatábamos Monogatari – Un onsen en mitad de Tokyo
Hace unos 1460 días, relatábamos Santos 303, encuentros en el segundo piso
Hace unos 2189 días, relatábamos Dia raro…
Hace unos 1824 días, relatábamos Segunda entrega…