¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Camino al curro

Seguro que a todos nos pasa, a fuerza de ir al trabajo a la mismo hora acabamos cruzando nos con la misma gente. Vemos las mismas caras y los mismos trajes.
Ahora con jamonera nos cuesta más eso de ver caras y aunque nos crucemos con la misma gente ahora es más difícil reconocerlos.
Bajamos al parking y al salir a la calle tenemos nuestros primeros “habituales” esos hombres trajeados que, dependiendo del día, llevan su paraguas con ellos, su cara de ir al trabajo y su andar rápido que no llego. Mujeres que se pelean con sus tacones para llegar a la parada de metro, ese andar tan Japones el cual nunca sabremos de donde viene.

Nos montamos en la moto y a darles los buenos días a los taxistas, ellos nos esperan en el cruce, ni 100 metros.
Poco después veremos a los pollitos, escolares con gorros del mismo color, esperando para cruzar el semáforo. Los padres y madres se turnan para hacer de guardia de semáforo y nunca vemos a los mismos.

Justo antes de cruzar EL GRAN puente nos juntamos con un par de motos que ya conocemos, un mensajero, una pareja que siempre van abrigados como para ir al polo y un señor con una cesta de mimbre que va a comprar pescado a tsukiji.

Al salir del GRAN puente, el señor mayor que juega al golf, es un clásico, es por el que miramos siempre hacia la izquierda al salir del puente. Allí esta siempre, con su palo, mejorando su drive mientras le pega a una pelota imaginaria.

Después ya solo nos encontramos a los policías que me multaron, que están allí tan solo si hace sol, y a un par de biciclistas. Uno de ellos un mensajero y el otro una chica que siempre lleva pantalones cortos, haga el frío que haga.

Entre todos ellos cuando llegamos al curro ha pasado cerca de una hora de trayecto, ya vamos mucho mas despiertos y aunque no reconoceremos nunca a estas personas sin estar allí, en nuestro trayecto, con su medio de transporte, sus gorros o sus palos de golf, sin ellos a nuestras mañanas les faltaría un poco de realidad.

¿Y vosotros? ¿con quien os cruzáis de camino al curro?

En un remoto pasado

Hace unos 365 días, relatábamos Fundas de plátano (de procesión)
Hace unos 730 días, relatábamos Seis días llenos de actividad, sol e inmersiones.
Hace unos 1095 días, relatábamos Día de ramos: Intramuros

32 Comentarios a 'Camino al curro'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. Olga dice:

    con medio Teruel 😉 Además, aquí te saludas aunque seas amigo de un amigo de un amigo… vamos, que te conoces sin conocerte, me explico? 🙂

    • lorco dice:

      Totalmente, que saludas hasta al señor que esta abriendo el estanco.

      Que bonico el torico, que GRANDE que es, seguro que a ese tambien le dices
      “Buenos días, señor toro”

  2. Zaraka dice:

    Ya que halamos de eso, todavía tienes pendiente contarnos cómo, cuándo y por qué te pusieron la segunda multa.

  3. Sol dice:

    El pescatero, el barrendero, la de la OTA… Donosti es como un pueblo y de vista nos conocemos casi todos; a mi me gusta eso de cruzarme con los habituales del barrio y saludarnos.

  4. Mas o menos las mismas caras siii….

    siete

  5. ¡Hola!
    Perdón que este comentario no tenga nada que ver con la entrada. Una amiga japonesa que se encuentra viviendo en Algeciras (sip, “ella”) está en estos momentos en Japón, y quiere conocerte. ¿Puedo escribirte al correo que me dejas en el blog?
    Un abrazo.

  6. Andrés-Lourdes dice:

    Yo de camino al curro no, pero llevando al crio de paseo por la tarde siempre me encuentro a los mismos, y eso estando en una ciudad. (En Pachecho es algo normal)

    Por cierto, en la revista Pronto sale la fiesta de la polla esa que dedicasteis un blog la semana pasada…a lo mejor salis en la foto y todo

    • lorco dice:

      Si vas siempre a los mismos sitios al final hasta te sabrás los nombres 😉

      Como salgamos en la revista esa les pido dineros!!

  7. puche dice:

    yo no me fijo, antes cuando iba en bus siempre eran las mismas caras pero ahora en coche ni de coña me fijo, lo intentare hacer

  8. Berto del Puerto dice:

    Afortunada o desafortunadamente, el trabajo a turnos y su variedad de horarios hace que las personas que veas día a día no sean las mismas…o que sean muy variadas, según se mire… Pero más que personas, en trayecto de 40 minutos en carretera hace que veas coches, muchos coches…sobre todo los fines de semana y festivos, de muchos maños bajando a Tarragona…

    Pero, yo más que de lo que veo en mi trayecto diario, quería compartir con vosotros lo que veo en vuestro futuro…sí, sí, en el vuestro…y.. ¿qué veo?

    Pues veo que, un día cualquiera, una mañana, sin previo aviso, saldréis de casa para montaros a lomos de Jamonera , y como si de una escena de película musical se tratara, con musiquilla de fondo tipo “Sonrisas y Lágrimas”, o similar…

    …esos hombres trajeados y esas mujeres de andar acelerado os saludarán “wein…de-jan-der pe-te-mooooor”, vosotros respondeis “graun…dewander pitijaaaaaunnn”….

    …poco a poco la ciudad va uniéndose al canturreo y bailoteo al paso de Jamonera, los pollitos escolares saludando con brazos en alto…
    …el mensajero del puente os espeta “grein…de-mo-re guashisnaaaiiii”, la pareja abrigada secunda “braun…grijander mo-re-nauuuuuu…”

    …y así sucesivamente…el señor de la cesta de mimbre, el señor mayor del golf, los biciclistas, los policías, y se suman los de la cafetería, un taxista, los bomberos, un indio, un policía patrullero, un vaquero, un marine, un trabajador de la construcción americano y un motero bigotudo de cuero…y para acabar todos reunidos en la escena final, allegar al curro… “an-de-greeein…pi-ti-jan-der claaaaunnnnnnnn…!”

    ¿Qué os parece el planteamiento? ¿quién no ha soñado con un musical perfecto en su vida? Me huelo vuestros comentarios…que cambie de “proveedor”, ¿no?

    • lorco dice:

      Si algún día me pasa eso, me vuelvo pa casa, pillo una botella de LO QUE SEA y por mi padre que ese día no voy al curro ni a ningún lao. A curarme de la sobredosis de azúcar y musicales con lo mas Jeavy que encuentre en la biblioteca musical 🙂

      (eso si, esa noche volvía a cenar lo mismo a ver si se repetía el pelotazo)

  9. Jota dice:

    He vuelto despues de unas vacaciones de Pascua como la de los escolares ( no quiero entrar en la polemica de porque los profesores tienen tantas vacaciones porque se que hay alguno por ahí) y me he puesto al dia… historias de un onsen,historias del Kendo,historias de Jamonera, historias de Taikos, historias de pollas rosas gigantes…si, veo que todo sigue igual.

    Yo tarbajo de noche en un poligono y cuando trabajo de mañanas entro muy temprano con lo que la gente que me cruzo facilmente serian amigos de Sabina.Hay discotecas y “clubs” en mi camino con lo que al principio me molestaba que de vez en cuando me parara la policia para soplar y me preguntaran de donde venia ( cuando decia de currar me decian “si,si eso dicen todos”) ahora ya me he acostumbrado.¿que mas quieres que te diga de los que me cruzo en el camino?.

    PD: Berto, ¿no se hablo una vez que no se pueden hacer comentarios mas largos que el propio articulo? jajajaja

  10. Y basta que un día uno se retrase un poco para que como “por arte de magia”, algunas de las caras que vemos a diario, también salgan un poco más tarde. Es como si nos pusieramos de acuerdo, no? 😀

  11. Sirius dice:

    1 hora? OMFG… dónde vivís y hasta dónde tenéis que ir!? ¿Tánto se tarda? joe… bueno, lo bueno es que te da tiempo a despertarte, como bien dices.

    Esa gente… verás como algún día los echarás de menos… a todos 😉

    • lorco dice:

      A la gente seguro, a la hora en moto con lluvia y en invierno me da que no!

      No vivimos muy lejos, unos 13 kilómetros de casa al curro

  12. Eva dice:

    Q bueno, el post!
    Yo, cuando iba andando a trabajar, siempre veía los mismos, teníamos hasta historias y nombres para ellos: los señores de Feliz, las gemelas diabolicas, el !prohibido¡, la-chica-que-fuma…Efectivamente, casi los echo de menos ahora, je, je