¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Luchando por una SIM

diciembre 14th, 2015 lorco

[Aviso a lectores] Esto es para quejarnos, que conste, allá vosotros si seguís leyendo[FIN DEL AVISO]

Este fin de semana intentamos un algo que SEGURO es complicado de hacer. Ya veréis ya…

Queríamos cambiar la tarjeta SIM de Nerea, de una micro-SIM a una nano-SIM (si alguien tiene dudas) No parecía una jugada complicada pero qué lejos estábamos de terminar bien.
El miércoles Nerea se desplazó a la tienda de Sofbank de Omotesando, se supone que en esa tienda hablan inglés y que al ser una de las más visitadas tendrán algo de idea.
Después de hablar con una chica media hora decidieron que el teléfono debería estar a mi nombre y que Nerea no podía hacer nada, amablemente le dieron cita para el sábado a las 14:00 (hasta aquí todo bien)

Llegado el día D nos presentamos en  la tienda media hora H antes de la cita, calculamos mal, aun así amablemente adelantaron la misma y pasaron a atendernos (hasta aquí todo bien)

La chica me pide el número de teléfono y mi ID, yo saco el carnet de conducir (todo lo he hecho con ese documento ya que me evito el follón del visado) y ella insistió en que le diera el documento de extranjero (ya empezaba a torcerse)
Al parecer la chica no podía conectarse a mi cuenta y después de pedirnos un par de veces los números de teléfono, verificar el ID, blabla blabla y llamar a central resultó que estaba inscrito en KATAKANA y no romanji y por eso no me encontraba (tan solo unos 10 minutos pero la cosa ya tiraba a la incompetencia)

Yo suelo comportarme mal cuando la incompetencia se junta con la arrogancia y mi colaboración se suele limitar a SI o NO, todo ello sin sonrisa. Y la manera de pedirme la tarjeta de extranjero, el número de teléfono… No iba ganando puntos, ninguno.

Allí estaba nuestra “amable” encargada consiguiendo entrar a mi cuenta, localizando el número del teléfono cuando nos dice que necesitaba registrar el teléfono que íbamos a usar con la nueva tarjeta.
¿Lo cualo? ¿Para qué? Es mío, yo uso lo que me da la gana… Bueno, pase, según ella era para asegurarse de que no estaba bloqueado y que podríamos usarlo.
Ok, lo mira, lo apunta, lo verifica, lo todo…
Diez minutos después (ya los monosílabos habían cambiado a monoletras) nos indica que ese cambio que queríamos hacer cambiaría el tipo de factura mensual.

Nerea tenía una una tarifa de CERO yenes mensual (solo paga el uso) y que al empezar a usar otro tipo de teléfono pasaría a pagar 3000 yenes al mes.
¿PERDONAAA? ¿Está diciéndome que cambiar el tipo de SIM conlleva cambiar el tipo de tarifa?
¿No podría usted decirme eso AL EMPEZAR?
¿Qué sucede si pierdo la tarjeta?
¿Me darán una nueva, nano-SIM con un adaptador o me darán una micro-SIM?

Ahí empezaron a cruzarseme los cables, las respuestas y el “No lo sé señor” (A TOPE de felicidad en ese momento)
“Amablemente” le indiqué que habíamos terminado nuestro trámite, que abandonábamos la tienda y nos dirigíamos a comprar unas “tijeras para SIM” para recortar la MICRO a una NANO sin pagar más que el precio de las mismas.

Corta tarjetas

 

Ella nos dio las gracias y nos sonreía…

INCOMPETENCIA…

A los 10 minutos llegamos a una tienda de electrónica, preguntamos donde encontrar unas “tijeras para SIM”, las compramos, llegamos a casa, cortamos la tarjeta y en 13 minutos Nerea tenía el nuevo teléfono funcionando y con el contenido del antiguo copiado.

Eso nos pasa por intentar hacer las cosas usando sus servicios y no nuestras manitas.

¡Y eso que la que estaba con la regla era yo!
Avisados estáis trabajadores del mundo que no tenéis ni idea… ¡Ha llegado vuestro azote!
Y sí, queridos lectores y lectoras, Mahal, a veces NO SONRÍE. 

Las sorpresas del súper

noviembre 10th, 2015 lorco

Cada uno tiene sus rutinas en el supermercado, cada cual más “eficiente”. Yo siempre he sido de “todos los pasillos” siguiendo la estrategia de la eSe. Está lejos de ser la más corta o económica, pero normalmente consigue que salga con todo lo de la lista más un veinte por cierto de sorpresas.

He de decir que esa estrategia se ve modificada en TRES ocasiones.

  1. Cuando es la primera vez que visito un súper de ese país
  2. Cuando ya he hecho más de medio año de vistas a ESE súper.
  3. Cuando encuentro algo nuevo, o no encuentro algo viejo.

1) En el primer caso sigo la estrategia Nikita, versión francesa “bien évidemment”. Persigo el carrito de un alguien que tenga pinta de estar bien alimentado y echo en el carro CASI todo lo que eche MAS productos básicos (pasta, tomate, huevo…). Si la persona perseguida parece tener una estrategia de visita basada en “ahora aquí, ahora allí”, puede que al terminar inicie mi rutina principal.

2) A base de visitar ya sé dónde está lo que busco y acelero la visita. Esta es más una visita de “compra del día/ rellena frigo” que una de “no queda de ná”, en cuyo segundo caso la rutina estándar vuelve a imponerse.

3) Si en cualquier tipo de visita descubro un producto nuevo que DEBE ser añadido a la dieta o uno que formaba parte básica desaparece, se impone un reinicio de la rutina y hay que volver a visitar TODOS los pasillos.

Estas rutinas han conseguido que en los últimos meses hayamos encontrado “masa quebrada” para las empanadas, un nuevo producto limpiador para el moho del modulo del cuarto de baño que FUNCIONA, cous-cous, aceitunas, varios tipos de Jerez a precio razonable, yogures de varios sabores y tamaño casi DIA…

Sorpresas del súper

También hemos dejado de ver un par de salsas de tomate de KAGOME que siempre echaremos de menos, una marca de birra a menos de 80 yenes la lata…

A muchos os parecerá una chorrada, pero si el cambiar de ciudad para hacer la compra ya es un buen desfase, imaginaos el cambiar de país. Muchos de tus productos “básicos” no están, no existen o están AGOTADOS. Si no que se lo pregunten a Nerea y la búsqueda de LECHE en Filipinas 😉

La leche en Filipinas… Tras varios meses conformándonos con una producto pseudolácteo, semi-semi desnatado y con sabor a leche de soja, encontramos leche entera australiana (no asturiana) que duró en las estanterías casi un año para acabar desapareciendo sin más. Austraaaaaliaaaaa leche queriiiidaaaaaa

Creando tendencias.

junio 17th, 2015 lorco

Hace ya mucho tiempo, casi cuando aun tenía pelo, bueno, quizás no hace tanto. Digamos tan solo que fue al poco de llegar a Japón. Conseguimos uno de los curros con título más BRUTAL de los que jamás hemos tenido, “cazadores de tendencias” también llamado “cool hunter”

Teníamos que entregar dossieres sobre determinados temas una vez cada dos meses, introducirnos en el mundo de los modernos (ahora llamados hipsters) o simplemente observar como funcionaba algún servicio en estos lares y compararlo con los de allí. Aún recuerdo las largas horas de debate tras un café, varias copas y cientos de miles de palabras en el aire con el tito Chiqui. Fuimos capaces de cambiar el mundo durante al casi un año (fue después de la crisis, así que no nos culpéis)

Pues ahora estamos creando, ya no CAZAMOS tendencias, ahora las creamos, esta mañana me he levantado descubriendo dos artículos

-Los famosos van en patinetes (vía El País)

-Cambian las leyes de circulación de bici en Japón (vía JaponinfoSwap y agencia oficial)

 

Lo del patinete se veía venir, ha sido encontrarme yo uno en la calle y que todo el mundo se dé cuenta de que es el transporte del futuro, fácil de plegar, puedes montar con él en el metro/autobús. Rápido, no debes luchar con el sillín como con la bici, no hace falta ponerle una luz para por la noche…
Como será de útil que el otro día Nerea se vino sobre el nuestro mientras yo corría, ocho kilómetros se hizo, y más contenta que un chambi. (En mi defensa he de decir que me obligaron… He pagado por mi osadía con un cardenal de un dedo de largo y dos de ancho en el gemelo derecho) Todo ventajas.

Nere patinete
En cuanto a las prohibiciones para las bicis… Ahí me han jodío una poca, os lo explico.

  1. Ignorar señales de tráfico (semáforo en rojo, en amarillo, etc..)
  2. Ignorar señales de tráfico (contra dirección, o en zonas de no acceso a bici)
  3. Usar la bici en zonas solo peatonales
  4. Usar la bici en el carril erróneo
  5. Interferir con los peatones en el borde de la carretera o aceras
  6. Cruzar la vía del tren con la barrera bajada
  7. Interferir con las prioridades de los vehículos en cruces
  8. Interferir con los vehículos girando a la derecha en los cruces (recordar que aquí se conduce en el otro lado)
  9. Interferir en cruces en avenidas causando un problema de seguridad
  10. Ignorar las señales de stop (hay que apoyar el pie en el suelo y estar parado para que se considere hecho)
  11. Bloquear o molestar en las aceras
  12. Conducir una bici sin frenos
  13. Consumir una bici bajo la influencia del alcohol
  14. Conducir como un loco

Creo que ya me he saltado, en poco mas de un mes, los números 1, 2, 3, 4, 14. Mayormente porque no hay stops, no hay barreras de tren, ningún cruce y eso solo en un trayecto de 200 metros, que si no…
La puñeta es que mi casa y la parada del metro están en la misma manzana. Para ir no rompo “casi” ninguna de las normas, excepto eso de los semáforos, pero para volver. Para volver me las cargo todas.

Lo que sí agradeceré y mucho es que las bicis YA NO PUEDAN ir en dirección contraria, con Jamonera he estado más de una y mil veces a punto de comerme alguna bici salida de detrás de una esquina oscura circulando por el borde de la acera. No mola, ni para la bici, ni para mí, que tengo que dar volantazo y esperar que no haya ningún coche a mi derecha (recordad que conducimos por el otro lao)

 

Voy a ver si lo próximo que conseguimos es que se pongan de moda hacerse trenzas en los sobacos, eso sí que será una TENDENCIA.

 

Maratón (parte II)

marzo 2nd, 2015 lorco

El despertador suena y me encuentra despierto desde hace 5 minutos, después de apagarlo me arrastro hasta la ventana, llueve, mierda, me voy a mojar.

Buenos días a Mahal y arrastrándome de nuevo a la ducha. Me pienso dos veces eso de usar desodorante, va a dar igual, seguro que no se nota. Al final lo uso.
A por el uniforme, mallas, pantalón corto, camiseta de esas que te hacen parecer una morcilla y el cortavientos. Estamos listos.
La ropa interior resultó ser el único error, los calzoncillos, nada de ir comando, bien. Los calcetines, mierda, me dio por estrenar algo.

El día anterior había comprado un “plástico chubasquero” y una manta de esas de catástrofes, nada de pasar frío antes de salir.
Otro beso a Mahal y para la salida.

Repaso,

  • Móvil, check
  • Batería, check
  • Auriculares y funda anti agua para móvil y batería, doble check
  • Barra de cereales, check
  • Gel de esos de energía, check
  • Dorsal y chip para los pies, check, check

Estaba listo. Pero por si algo malo pasaba, pillé la pasmo y cuatro mil yenes en monedas de 500, así iría haciendo ruido.

En la estación ya me crucé con los primeros corredores, nadie decía nada, todo el mundo miraba para sus adentros, alguna sonrisa si que se nos escapaba.

Llegar a shinjuku y empieza la fiesta, gente con dorsales por todos lados, todo el mundo cambiándose bajo techo, fuera aun caían algunas gotas.
Carteles indicando tu zona de entrada en cada cruce, imposible perderte. Imposible no hacer cola.
A las 8:45 estaba la ropa en el camión que la llevaría a LA META y mi persona intentando hacer de pingüino emperador junto a los otros corredores, cuanto más junticos más calenticos.

Saliendo

Todos mirábamos al cielo, aun gris, aun goteaba. Empezaba a subir la adrenalina, allí íbamos, salía, primero los locos de la silla de ruedas, esos si que corren. Luego los del sprint, después las personas humanas.

Justo a mi lado, un abuelete me mira, sonríe y pregunta, “¿preparado?”
Creo que nunca, le contesto, ¿primera vez para usted?
No, es la sexta.
Recogí mi mandíbula del suelo y salimos juntos, no lo vi durante la carrera, seguro que llego antes que yo 🙂

Los primeros cinco kilómetros bien, muy bien, tanto que me vi al lado de las liebres de 4:30. Me acojoné, eso era ir deprisa, decidí que era mejor bajar de ritmo y seguir sin pensar en ellos, si los volvía a ver cerca ya correría (estuve cerca de ellos hasta el kilómetro 36)

Mientras miraba a derecha e izquierda, mientras veía a la primera persona ponerse a andar(en el kilómetro DOS), mientras buscaba un culo ritmoso para seguir, me planté en shinagawa, ya en el kilómetro 15 e iba a 4 minutos de los de 4:30, bien guille, bien.

Seguimos “subiendo” y ya estaba en Ginza, allí vi a Dani corriendo a mi lado con la cámara, justo a mitad de la maratón.
El mamón me chillaba, “Vas bien, muy bien, no te pares, ¡¡sigue!! Grande, Guille, grande”

Con la sonrisa seguí, sabía que allá por el veintipico tenía a mis dos liebres ilegales y Mahal. Sigue, Guille, sigue.

Esos tres o cuatro kilómetros se hacían largos, no los veía, quizás en la siguiente curva… Sigue, Guille, sigue.

Allí estaban, creo que primero vi a Oskar, luego a Mahal y a Chiqui. Segundo subidón: “Vamos mamones, salid, no esperéis, salid.”
Yo no podía parar, parar hubiera significado tener que volver a empezar y eso cuesta, me cazaron a los tres metros.
Liebre DOS, preparada

Gran alegría, poder correr con ellos el mismo trocito, o casi, que corrimos con Oskar hace unos años, fue una pasada. Me marcaban ritmo, 6:30 por kilómetro. “No apretemos que aun me queda”. Risas, más risas y justo cuando más confiados íbamos, les echan mano al cuerpo, “¿y tu dorsal?”, Chiqui se hace para un lado para evitar que pillen a Oskar, pero no hay nada que hacer, el tipo los vio a los dos, “¿y el tuyo?”, a mí ni me miró. Yo seguí corriendo, no parar. Sigue, Guille, sigue.

Un par de kilómetros después siento una sombra con un gorro gris corriendo a mi lado, ¡era Mahal! Esta vez sí que me paro, le doy dos besos y “Sigue, Guille, sigue.”
A darle un beso a la fotografa

Poco a poco, recuerda, 6:30. Aun queda mucho.

En eso iba mi cabeza cuando de repente mis liebres vuelven a mi lado, se habían escapado del controlador, habían seguido 100 metros y corrido como locos para pillarme, los pobres me decían, “tío vas muy rápido, pensábamos que te habíamos pasado” Dos kilómetros más con amigos, ¡perfecto! Justo cuando Ginza asomaba de nuevo dieron media vuelta, un “Gracias, tened cuidado que no os pillen al salir” y un “Sigue, Guille, sigue.”

Un rato después oigo mi nombre, me giro, busco, sonrío y encuentro a Dani y a Pablo, “sigueeeeee” Ahora sí, ya queda nada. Aun no te duele nada, venga, ya estamos allí.
Publicidad gratis

Delante se veían ya esos puentes, las únicas subidas de verdad de toda la maratón, justo al final… “Sigue, Guille, sigue.”

Fue a partir de esas subidas cuando me di cuenta de verdad de que iba a terminar, que era posible. Ahí dejé de apretar, ahora tocaba disfrutar de donde estaba, no parar pero sí que nada de forzar.
Odaiba

Anduve deprisa, troté despacio, iba muerto de sed. Pero avanzaba y los carteles ya no decían los que llevaba si no los que faltaban, menos de CINCO, de CUATRO, de TRES, menos de UNO (no se que pasó con el de dos)

Allá por el kilómetro 40 fue el único susto, un pinchazo en el dedo corazón del pie derecho, no podía ser, estaba AL LADO, salté durante cuatro metros, andé durante diez más y ya no dolía, “Sigue, Guille, sigue.”
La sonrisa iba subiendo a los labios, te sabes cerca, afortunadamente no me fijé mucho en los caídos, dolía mucho verlos. Gente corriendo a tu lado que de repente, sin que pase nada, se desploma, deja de poder mover las piernas, echa las manos a las mismas y se va hacia un lado. Nunca la definición de “tan cerca y tan lejos” cobró tanto sentido.

Yo a lo mío, “Sigue, Guille, sigue.”
Vamooooo

Y en eso estaba cuando de repente ves una curva, hay más ruido justo detrás, tiene que ser la meta, ahora sí, quémalo todo. Llegar y ver el cartel de 195 metros es algo comparable con despertarse el día de reyes cuando aun ponía en la lista “el barco de los clics“. Subidón ENORME, adrenalina, adrenalina.

Tenía ganas de abrazarme a todo el mundo, aunque no tenía muchas fuerzas para ello.
FIN

Y además… ¿Dónde estaba Mahal? ¿Y esa cerveza de la que tanto habíamos hablado?
Biiiip biiip
-¡¡¡ Noooooooo!!! ¿¡¡¡Ya estas aquí!!!? ¡¡¡Mierda!!! ¿Cómo estás? ¿te duele algo? Lo siento mil!!! hay más gente que en la guerra, nos hacen dar mil vueltas… Joooooooooo
– Tranquila, ahora me tengo que arrastrar, pillar la bolsa de la ropa y salir a la zona de encuentro, llegas de sobra 🙂

Nos vimos en la zona de encuentro, casi una hora después. Y la cerveza aún tuvo que esperar un poco más porque… ¡No venden alcohol en ningún konbini de la Yurikamome! ¡¡¡Señores!!! ¡¡¡Ni en las camionetas de kebabs, ni en Tokyo Sight!!! ¡¡Qué sana es esta gente!!

Pensamientos inconexos
– Me comí la barrita de cereales en 4 veces, un bocado a los 10, otro a los 15, otro a los 25 y el resto al llegar
– Me bebí el GEL DE SUPER ENERGIA en dos veces, la mitad en el 16 y el resto en el 23
– El trocito desde la mitad del maratón hasta que vi a “las liebres” me pareció largo de más.
– Pasé sed los últimos cinco kilómetros, recuerdo beberme dos vasos de isotónica y dos de agua en el último avituallamiento.
– El cartel del público que más gracia me hizo fue el de unas chicas que decía “WE HAVE LUBE” (tenemos lubricante) Si me hubiera puesto en los pies no tendría llagas.
– El miércoles después de la maratón ya podía agacharme sin sentir pinchazos.
– El mejor disfraz… Una caperucita seguida por un lobo, brutales.
– En el mismo sitio que repartían pollo frito y vino en el 2012 este año daban pasteles y Champán.
– No pillé nada de comer de las mesas ni del público, tampoco desayuné.
– Lo único que acabó destrozado fueron mis pies, ampollas es poco, el viernes aun me dolía el dedo gordo del pie izquierdo. Eso sí, durante la carrera, NA DE NA.
– Había gente con dorsales de “corro con una causa”, uno decía “KEEP ALWAYS YOUR SMILE, THEY CAME TO SEE YOU” (manten tu sonrisa, han venido a verte) No pude parar de sonreír cada vez que lo recordaba.
SONRIE

Maratón Man

febrero 20th, 2015 lorco

¡Allá vamos! Desde anoche el dorsal duerme en casa.

Tokio maratón! (Amarillo limón)

Ya puedo decir eso de “alea jacta est”, ahora solo queda levantarse el domingo y salir a disfrutarlo. Han sido tantos días saliendo a correr que hasta no se si quiero que pase o no. Me explico.

Se que después del maratón no saldré tanto a correr, y eso en cierto modo no termina de gustarme, creo que le he pillado gustillo a esto de ponerme las mallas. Aunque también sé que tendré más tiempo para mi, que ya no faltaré a mis sesiones de Kendo, este mes de febrero lo he dejado bastante de lado.

Como Jota me ha estado diciendo, lo importante es no ver NI UN ZOMBI el domingo, disfrutar a tope del pedazo de recorrido y guardar cada kilómetro en la cabeza. Solo hay una primera vez y la mía va a ser esta.

Lo que sin duda ya guardo en mi cabeza han sido los comentarios que he ido recibiendo durante este tiempo cuando la gente se enteraba que iba a correr 42,192 metros. Aquí van algunos, sin orden específico

¿pero, entero? / ¿pero, lo vas a terminar?

Sin duda el más repetido de todos.

Hostia mola, a mi me invitaron a correr el de NY, iba a salir a hacer solo 10km y acabé haciendo 32, es un disparate, seguro que te lo pasas bien.

Este me saco dos mil sonrisas.

¿ya has corrido alguno? / ¿no deberías hacer antes algo mas corto?

Ya he corrido, ya, ningún maratón, eso sí, pero con esto de entrenar ya he pasado de los 500km alguno de esos valdrá

¿podemos ir a verte? / ¿correr un rato contigo?

Pocas cosas me harán más ilusión, he tenido la mala/buena suerte de que me tocará solo a mi de toda la gente que conozco que lo intentó. Correr con amigos es siempre mucho, MUCHO más divertido.

Yo te espero con una birra en la meta.

Así es como se motiva uno. Birras, birras, BIRRAAAAAAAAAS

Hijo mío, tú si ves que estas cansado te paras y para casa, que tu no vives de esto.

Una madre siempre impone antes el bienestar de su retoño, aunque pese 83 kg, a terminar y las chorradas esas del espíritu de superación.

Animo, lo peor que te puede pasar es que te guste y repitas.

Sinceramente, ni idea, admiro a la gente que entrena regularmente. Yo con Kendo tengo suficiente, quizás salir UNA VEZ a la semana a correr, pero de tres a cuatro veces más Kendo va a salir PIRRIIIIIIII.

Y dos mil mas, anécdotas de gente que ha corrido, consejos sobre comida, bebida, ponerse tiritas en los pezones, enlaces a la entrada de metro después del maratón de NY…

Yo desde hace dos semanas miro el tiempo que va a hacer el domingo, no ha parado de cambiar, “huevo frito”, viento, sol, lluvia… De todo, aunque hace tres días paró en lluvia y no cambia. He de reconocer que al principio me jodió ver eso de la nube y las gotitas se quedaba en la previsión, ahora ya no.
Si llueve, pos disfrutaré del colorido de los paraguas 🙂

 

Seguro que alguno, hasta puede que alguna, ha puesto sus ojos en es folleto de “Tokyo girls run” y es que, aparte de la birra esperando al final, hay una “zanahoria” que hemos repetido una y mil veces entrenando. Hay que conseguir tener delante, así como a unos siete metros y a velocidad constante no muy superior a la nuestra, un culete majo, femenino a ser posible (conclusión a la que llegamos después de arduo debate)

Así que este domingo, baterías del teléfono a tope, barra de chocolate en el bolsillo, vaselina en “lugares propensos a rozaduras”, los ojos puestos en todos aquellos que me esperan repartidos por la carrera, el sol en el corazón y a buscarme un culo “zanahoria” que esté entre los 6’30” y los 7′ en los primeros 20000 metros y un pelin más rápido desde allí.

 

Señores, allá vamos, a correr un ratico. Nos vemos en los BARES!

 

Pd.- Madre, tu tranquila que no me arrastro 😉

Supein Festival Yoyogi 2014

diciembre 2nd, 2014 Nerea

Hace un año, por estas fechas, un grupo de locos respondió a la llamada del Festival de España en Tokio. Con más miedo que vergüenza, montaron un chiringuito, prepararon comida para aburrir a un regimiento de Obélix hambrientos y se lanzaron a difundir la gastronomía ibérica.

Misakinchi churros time

Por eso este año, no dudaron en volver a colgarse en mandil y la sonrisa (cosa que no les cuesta mucho hacer…). El resultado: dos días de tortillas, croquetas (lo primero en acabarse, para desgracia de los que llegaran tarde el domingo), sopa de ajo, cerdo al chilindrón y jamón, regados con sangría, cerveza y mojitos… Un no parar.
Hay que decir que el clima no se lo ha puesto fácil, pero aun así han conseguido que su cola sea una de las más constantes y más revisitadas de este fin de semana.

Misakinchi backstage5

Gracias a Nuria, Thais, Hanna, Anna, Sannae, Germán, Oscar, Misaki, Fernando y Mahal,  por habernos permitido disfrutar una vez más de vuestro saber hacer y de vuestra simpatía.

Toma tortilla

Mahal, la gente empieza a pensar que te dedicas profesionalmente a la gastronomía…
¿Estás un paso más cerca de dejar de “rascar teclas”?

Correr, kendo, correr

noviembre 18th, 2014 lorco

Desde aquel afortunado/aciago (aun me estoy decidiendo) día en que me comunicaron que iba a correr la maratón de Tokio llevo un ritmo de infierno. Este año vuelvo a tener examen de kendo, preparación de la fiesta de España en yoyogi, afortunadamente esta vez no son el mismo día, y todo eso sumado hace que tenga pocas/ninguna tarde libre.

  • Lunes, correr
  • Martes, kendo
  • Miércoles, correr
  • Jueves, kendo
  • Viernes, correr
  • Sábado, correr
  • Domingo, mira, uno libre.

Así y todo, alguno de los días de correr no salgo, me quedo descansando en mi sofá. He descubierto que los gemelos son unos músculos que se te suben detrás de la rodilla y te molestan al andar. Ante semejante declaración de intenciones, por mis “músculos”, hay días que les dejo quedarse en el sofá.
También me he comprado unas zapatillas, tenis para entendernos, ya que cuando vieron los míos mas de uno, después de echarse las manos a la cabeza, me recomendó que los cambiase si no quería que mas “músculos” o articulaciones se revelaran en mi contra. Y así estamos, corremos, pegamos con el palo, corremos….

Lo mejor fue que cuando entre en una tienda que me habían recomendado a comprarme los tenis nuevos, todo confiado iba yo, me dijeron que era de esas tiendas que te hacen “radiografía” de los pies” para saber que tipo tienes, no tenia yo ni idea que había varios. Pues me acerco a la zona de zapatillas, me pongo a mirar así por encima, y todos los dependientes ocupados.
Me echo para un laico, sonrío y me espero. Al cabo de un rato uno de los dependientes, dándose cuenta que no estoy allí mirando al vacío si no esperando, se me acerca y me pregunta si puede ayudarme en algo…

-Buenas tardes, ¿ puedo ayudarle en algo?
-Buenas tardes, buscaba unas zapatillas para correr. ¿ Pero podría usted aconsejarme?
-(sin radiografía ni ostia) ¿ Unas de principiante verdad?
-(con cara de ostiaaaa) Bueno, las que sean, unas, pero del 45 en adelante.
-(con cara de este me jodió) Ahhh, vayaaaa, ¿ puede esperar aquí un momento?
Al cabo de unos 10 minutos volvió con dos cajas, ASICS y unos ADIDAS
– Por favor, pruébese estos
Nada, no había manera, entraban pero eran demasiado estrechos, tengo yo un pie del 45 con un ancho del 47 que es la envidia de los zapateros en este país.
– O vaya, espere, creo que tengo un par de zapatos que podrían valer.
Allí que volvió con unos NIKE NARANJISIMOS y otros ASICS mas anchos.
-Los nike entran, bien, son mas anchos y se nota. Los asics no terminan de entrar del todo.
Ya me veía yo saliendo con unos tenis MAS NARANJAS que el color, cuando de repente al dependiente se le paso algo por la cabeza y me dijo.
-Espere, tengo otro par…
Allí que se fue y volvió con una nueva caja. En ella ponía SUPER WIDE, unos “mizuno wave unite”
-Estos también me vienen bien, estupendos. ¿Puedo probarme uno de cada y ver cual me va mejor?
-Por supuesto, dozoooo
Eah, un pie naranja, otro azul, un par de pasos pa’lante, un par de pasos pa’tras.
-Los dos son cómodos, el nike es como “mas blando” (que soy yo muy técnico)
-Si, si, el Nike tien mas “cojín” pero los mizuno son mas estables.
-Aaaah, por supuesto (ahí dándolo todo) y ¿de precio?
-Un euro de diferencia
-¡Pongame los mas caros!

Allí me fui, con unos tenis nuevos, azules, dentro de una bolsa de plástico y la sensación de que me habían dado lo ÚNICO donde cabía. ¡Ni tipo de pie ni ostias, en este cabes, es de principiante tarugo y te va DI VI NO con el color de tus ojos!
Super wide

Quien me manda a mi

octubre 10th, 2014 lorco

Hace un par de semanas me desperté, no mucho después de las 8, y había cierto revuelo en eso de los internetes, ese día se anunciaban los resultados del sorteo de la maratón de Tokio. Algo le decía a mi cabeza que yo había rellenado eso, que lo mismo me tocaba. Siendo cincuenta mil los que corren y trescientos mil los que lo piden no pensé que realmente…

Dear Mr. Guillermo Navarro Romero ,

Congratulations!  You have been selected to run Tokyo Marathon 2015.

Nada mas leerlo no sabes si te alegras de la “putada” que te acaban de hacer, acaba de tocarte la lotería y no termina de estar bien el asunto. Vamos que ahora toca salir a correr toooooodas las semanas.
Eah, pues de perdidos. El mismo día pagué la inscripción, busqué entrenamientos para una maraton y a correr toca. Desde aquel “suertudo/fatídico” día llevo corrido, más o menos la distancia de una maratón…

Sé, por aquella gran experiencia que Oskar nos dejó compartir, que el ambiente va a ser una pasada, que no me enteraré de los primeros veinte kilómetros. Eso no quita que los siguientes veintidós si que me machaquen como me merezco por meterme en líos que no me tocan.

 

Debo decir que lo máximo que he corrido, así de seguido, no ha pasado nunca los veinticinco kilómetros, nunca jamas. Vamos que me atrevería a decir que no he hecho cuarenta y dos kilómetros seguidos ni en bici. Así que me he arrimado a todos esos locos que corren y les he pedido consejos, el básico que me han dado es siempre el mismo “sal a correr, no pares”
Alguno que otro habló de dieta, zapatillas o suprimir la ingesta de bebidas alcohólicas, hay mucho loco en esto de correr, tomé nota de todos los consejos y ya haré yo buenamente lo que pueda.
Para el mes de noviembre me sale un planazo BRUTAL.

Captura de pantalla 2014-10-10 a la(s) 03.27.52

Veo difícil, complicado, eso de salir a tomar cañas los viernes hasta las tantas, habrá que moverlo a los sábados para “recuperar” 😉

 

 

En un remoto pasado

Vigilen sus maceteros

septiembre 10th, 2014 lorco

HA llegado a su ciudad el Aedes aegypti, le contagiamos dengue, le creamos una buena paranoia y dejamos ver al mundo como luchamos en Japón contra una posibilidad de plaga.

Primero y principal, madres que nos leéis, recordar que hemos sobrevivido a Filipinas sin ninguna enfermedad tropical 😉 (pueden ustedes seguir leyendo)

Desde finales de agosto ha habido casos de dengue en Tokyo y otras prefecturas. Un total de 81 casos confirmados en unas tres semanas. Como aquí estamos en cierto modo algo apretados, y si LA mosquita se pone a picar en la yamanote en hora punta se contagia medio país, han cerrado ya varios parques. Han fumigado en ellos e intentan que todos nos pongamos anti-mosquitos como si fuéramos los protagonistas de un anuncio de AXE

En Filipinas nos insistieron MUCHO con vigilar las zonas que pudieran contener agua estancada, maceteros, plásticos, un vaso, lo que fuera, al parecer las hembras mosquito no se mueven mucho de la zona para “comer” y poner huevos. Aquí no he oído consejos de ese estilo, quien sabe, quizás porque aquí a los mosquitos solo les hacia falta esperar en los parques a que se llenaran de gente y “comérselos” a todos.

Aun así lo que a mi MAS me sorprendió fue que en menos de dos semanas, con menos de cincuenta casos confirmados se pusieran a cerrar parques, a fumigar, a ser portada de periódicos y a tener gran cobertura en los medios. Es cierto que un dengue no es algo agradable, gustico cero, pero la psicosis tampoco…

Y con la matraca que nos dan por el ebola, del tipo de ayuda contra él no hablo que me pierdo, viendo el numero de casos registrados y la mortalidad del virus…

Poco nos queda para que sea verdad y el atún rojo pueda reproducirse sin problemas por los mares.

Aunque a veces, solo a veces, me digo que tampoco esta mal que las enfermedades de “el tercer mundo” lleguen a “países desarrollados” quizás sea esta la única manera de que se luche contra enfermedades que no “llenan la bolsa de dinero“, o que por lo menos tomemos consciencia de que “te puede pasar a ti”

 

Pd.- Perdón

 

 

 

En un remoto pasado

 

Tardes de domingo (béisbol)

junio 25th, 2014 lorco

Estáis sentados en vuestro sillón, no tenéis nada que hacer, es domingo y habéis terminado todas las series del mundo e Internet parece que se ha terminado. Hay una solución, esta a tan solo un mensaje de distancia.

Ese teléfono que suena y te propone ir a echar unas bolas, a pegarle con ganas, a sentirte Japones por un momento (ya dijimos que es el deporte nacional)
Como resistir semejante invitación.

Y mas aún sabiendo que podría llegar a servirte en caso de invasión zombi, hay que estar preparado, hay que saber un poco de todo. No es fácil, para nada, no parece divertido, pero lo es, mucho mas que mirar un partido sin la ayuda de la cerveza.

La maquina te lanzaba 17 bolas, podías elegir a velocidad, 80, 90, 100 km/h o MEGA. Nosotros nos quedamos a 80 Km/h y molaba. Eso si, si alguna vez vais no falléis, en serio, duele, le pones tantas ganas que cuando fallas te termina doliendo el hombro. Pero da un gustico cuando la enganchas y la mandas AL CIELO que casi estoy por volver hoy de nuevo.

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos Los hombre nacieron iguales, desnudos, sin ligaduras
Hace unos 730 días, relatábamos Salto al vacío
Hace unos 1095 días, relatábamos Primer día de curro
Hace unos 1460 días, relatábamos Hoy nos vamos de excursión
Hace unos 2189 días, relatábamos La salida del túnel y la sensación TOFU
Hace unos 1824 días, relatábamos El día de la independencia
Hace unos 2189 días, relatábamos Estamos en ello…