¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Después de la maratón (parte I)

febrero 23rd, 2015 lorco

¡¡¡YATAAAAAAA!!! ¡Terminada!

Pocas cosas he tenido tantas ganas de terminar como esta carrera. Ahora estoy seguro, puedo terminar una maratón, en serio. Y si alguien me pregunta ¿que es lo peor de una maratón? ¿en que momento lo pasaste mal?
Lo tengo clarísimo, donde lo pase mal fue saliendo a entrenar :)

Hay que prepararse, no se que pasaría si uno saliese así, a lo loco, lo mas normal es que se transformara en los “walking deads” que se veían, en esos muertos con dorsal que iban medio andando medio arrastrándose. Pero si la preparas, no como yo, SEGURO que la terminas,¡SEGURO!

Hoy solo paso por aquí para dejar un vídeo, unas imágenes y dar MIL gracias a todos. Durante la semana os contaré mas cosas. Seguro que entonces ya no recordaré que eso de agacharse no es bueno para los muslos.

¡Dentro VÍDEO!

El loco de Dani me pillo en el kilómetro 20, aunque yo iba tan a lo mio que solo lo vi muy tarde y luego, en Ginza, me volvió a pillar, esta vez saludando.

Antes de eso había tenido a mis dos liebres, GRANDES, muy grandes. Jugandose la vida, el ser arrestados y el pasar la noche en el cuartelillo salieron a correr ¿diez? kilómetros conmigo, se agradecieron MUY mucho.
Las dos liebres

Ahora os dejo el álbum y luego os cuento como me paré a darle un BESAZO a la fotógrafa ;)

 

Caldo de gaijines

enero 28th, 2015 lorco

Este fin de semana nos fuimos a ponernos a remojo, a un onsen, a uno de esos que tienen un baño mixto exterior o 混浴 konyoku

Empezando por el principio, hace muuuuucho, mucho tiempo, cuando llegamos por primera vez a vivir a Japón un albaceteño de cuyo nombre no quiero acordarme visito un hotelito, con rotemburo mixto al norte de Tokio. Desde entonces, Nerea quería visitar el lugar, desde entonces todos los inviernos (es mejor sumergirte a 40 y pico grados cuando fuera estas a menos algo, que a treinta y pico) intenta reservar pero siempre se nos va de las manos.

Postalita

Este año no, allá al principio del mes de diciembre hicimos una reserva, el primer sábado libre que encontramos era  el 24 de Enero, dos meses después, así de petao esta todo en este país.

Para llegar al hotelito, Takaragawa, desde Tokio podéis ir en Shinkansen o pillar un tren normal. Nosotros, debido a que la diferencia de precio era demasiada teniendo en cuenta que SOLO te ahorrabas quince minutos, nos fuimos en tren local. Ahí es na, tres horas de tren para ir, tres horas para volver.

Nos plantamos sin ninguna prisa a las tres de la tarde en el hotel, dejamos la bolsa en la habitación, nos pusimos la yukata y a correr hacia el agua caliente. Eso sí, a las chicas nos permiten (o casi nos obligan) a llevar una especie de gamuza con tirantes horrenda, para salvaguardar nuestros lustrosos cuerpos de las miradas lascivas… Mientras que nadie protege a los muchachos (y no tan muchachos) de los escaneos frontal y dorsal… A penas una toallita ridícula que algunos llevan, he de decir, con un arte digno de la pasarela de Milán. Tendréis que creerme porque Mahal se niega a hacer la moviola para ilustrar mis palabras.
Estos hoteles suelen reservarse con cena y desayuno incluidos, así te llevas la experiencia TOTAL, una pedazo de cena washoku (和食), vamos cena de platos japoneses, en la habitación y desayuno de esos de pescado a la plancha, natto y arroz.

A lo que íbamos, salimos corriendo solo tapados por una capa muy fina de tela (no os liéis, nos referimos a las yukatas), y cual gamo que salta en la sabana perseguido por leonas llegamos a la primera poza de agua ardiendo. En pocas ocasiones en mi vida me he desecho de la ropa con esa rapidez. En menos de dos estaba en pelotas, con una toalla ridícula a la altura de los pelos (es lo que tiene ser calvo) y saltando, con cuidao de no salpicar, dentro del agua.
Cuando pensaba que Nerea tardaría un rato mas me giro y veo sonreír a una morena de pelo rizado que resulto ser la mía. Ole, los dos en el agua hasta las orejas a ver de que iba eso de cocerse a fuego lento.

Dos horas, dos horas después salimos arrugados y calentitos, eran cerca de las seis y media y teníamos cita para la cena a las siete. Nos sobraba tiempo, el frio seguía empujándonos a pensar que eso de mirar el paisaje era de cobardes. A correr para la habitación.

La cena, en serio, pillarla siempre, no hemos podido acabarnos NUNCA una de esas cenas, sopa, guiso, tempura, pescado, parrilla, encurtidos, arroz, fruta… IM PO SI BLE. Tardamos una hora en intentar terminar y media en volver a ser personas.

Un dos splof

Evidentemente después de la cena, a correr, esta vez como paquidermos rellenos, hacia el agua. Una pasada, dos horas y media dentro, nos encontramos con una pareja con ganas de hablar y claro… Allí que nos quedamos dándole, si llegan a tener birras nos sacan de allí al amanecer.

Nos fuimos a la cama con la pena de no haber tenido un poco de nieve, a parte de la ya caída, mientras nos cocíamos. Así nos hizo más ilusión cuando después de desayunar nos cayó una poca en la cocción de la mañana.

Esta roca no estaba fria

Y así, cocidos a cuarenta grados durante media horita más nos volvimos hacia el hogar. Sin duda un lugar para repetir, dicen que es el KONYOKU más grande de Japón y eso se agradece, aunque quizás no el hotel…

Pd.- El acceso al baño es gratuito, así que si estáis por la zona…

El pasillo

enero 16th, 2015 lorco

Los días de frio o lluvia Jamonera se queda en el garaje, esperando que el sol salga y caliente. Esos días debo atravesar un pasillo. No deben ser ni cien metros, pero los tacones resonando hacen que parezcan muchos más.

No se porque, especialmente los viernes, cuando cruzo por ese pasillo desconecto los cascos, abro los oídos y dejo que el ruido me lleve a la oficina.

Es otro momento mas de esos “momentos hormiga” que tiene esta ciudad, de esos en los que las escenas de “Tiempos Modernos” se quedan cortas. Este es de los pocos que me gustan, no se si es el sonido, la luz, que en ese pasillo no hace frio ni llueve, el conjunto de todo ello…

Una de las cosas raras es que ese sonido esta ahí solo AL ENTRAR a currar, a la salida ya hay otro, hay voces, carreras, otros ritmos.

No es el perfecto repiqueteo de los tacones, ese ritmo que te hace andar a la misma velocidad que los demás.

Lo mismo me estoy volviendo un pelín más loco y solo lo oigo yo, son voces de sirena que me llevan a estrellarme contra mi mesa, mi teclado, mi rutina. Yo os las dejo aquí, las veis y me contáis

Nosotros nos ya de vuelta tras una semana a Camboya, que rima con agua en botella, luchando por unas vacaciones de cinco meses pagadas para toda la humanidad, con la ropa de verano de nuevo y peleando contra los mosquitos.

Si alguno lo desea, Dead Keneys…

Je suis Charlie

enero 8th, 2015 lorco

Je-suis-Charlie

Malagon

Khalid Albaih

 
Joep Bertrams

Migraciones

diciembre 11th, 2014 lorco

Todos los inviernos somos testigos de una de las migraciones que mas furor causa en el mundo científico.
Estamos hablando de la “pelusa ombliguera” esa gran especie que levanta odios y pasiones a partes iguales.
No analizaremos aquí esos odios o pasiones, no entraremos en el debate de quien debe sacarla, el tema que nos tiene intrigados es “su migración” y de ella hablaremos.

Allá por el mes de noviembre, cuando las camisetas de manga corta dejan paso a los jerséis y “los jaldares” pasan a ir por dentro, es cuando empezamos a ver los primeros signos de esta migración. Poco a poco, las pelusas ombligueras van tomando forma; pequeños grupos de no más peso que algunas micras son desalojadas todas las noches. Efectivamente, conforme vamos anadiendo capas de algodón en nuestra vestimenta constatamos un aumento de tamaño, llegando a casos de mas de un gramo.

Será ya en los meses de diciembre a febrero cuando estos habitantes del ombligo lleguen a su máxima ocupación, y no será suficiente un desalojo diario de su habitat, sino varios.

Siguiendo las teorías de migración actuales se podría considerar que los “factores de atracción” (pull factors en la terminología académica) son los PULL. Pero no, hemos comprobado científicamente que también acuden con sudaderas, jerséis, rebecas e incluso chalecos de invierno.

Lo que si concluyen nuestros estudios es que se trata de una “migración golondrina”

Emigración golondrina es la emigración temporal y repetitiva de carácter anual sin establecer arraigo ni integración en la nueva comunidad, generalmente por motivos laborales no tradicionales y por tanto diferente a la trashumancia y vida nómada.

En efecto, no se han visto en ningún caso pelusas ombligueras estableciendo residencias duraderas en este habitat.

En verano, bendito verano, es imposible encontrarlas, quizás los “factores de expulsión” (push factors en la terminología académica) pueden ser las ráfagas de aire que pasan por debajo de los jaldares, al encontrarse estos no introducidos en los pantalones, constituyendo un habitad adverso para el asentamiento de las mismas.

Quizás toda esta migración es debida a una selección natural que ha provocado, mediante condicionamientos instintivos y niveles endocrinos, que la subida de la temperatura haga que nuestras pelusas ombligueras emigren a climas más fríos. Allá donde los pingüinos.

Tan solo una pregunta nos queda, ¿tendrán los esquimales pelusas ombligueras perennes?

Pd.- para evitar “traumar” la salud mental de los visitantes de este rincón hoy no incluimos fotos.
Pd.Pd.- Lo estáis deseando, seguid informándoos aquí.

 

 

 

En un remoto pasado

El subconsciente

noviembre 13th, 2014 lorco

En Francia soñaba con conversaciones del pasado pero en francés, en Filipinas con sol, calor y lluvia. Aquí esta noche se ha introducido un edificio Japones en mi ciudad.

Allí estaba yo, en mitad de Lorca, a la salida de las Alamedas, entre san Mateo y “la resi” cuando el edificio que hubiera debido estar allí se había convertido en uno lleno de neones, restaurantes que no ocupan la planta baja y balcones inexistentes.
Dentro del sueño notas algo raro, te dices que “eso” no debería estar allí, pero al mismo tiempo sabes que “eso” forma una parte tan real de tu realidad que tampoco esta tan fuera de lugar.

un pedazo de cada
La “no sorpresa” fue lo que realmente me sorprendió del sueño, todo no en su sitio  y a la vez tan real. Como si tener que subir a un restaurante al cuarto piso fuera algo que hacemos todas las semanas (¿ o no?) No recuerdo entrar al edificio en el sueño, tan solo pasar por delante, prestarle algo de atención y acto seguido descartarlo como si siempre hubiera estado ahí.
Quien sabe, quizás con las reconstrucción de “la residencia san Mateo” esos neones se hacen realidad y puedo pasar a vender mis servicios como pitoniso a altas horas de la noche en cadenas de televisión de dudosa reputación. Una manera más de rentabilizar esta realidad inventada.

Me hizo gracia, al despertar, recordar ese edificio, ese trocito de japón que había introducido en Lorca. No consigo recordar, por mucho que lo intento, lo que había escrito en los neones, si estaba en Japones o español. Estaba seguro que era un edificio “japones”, estaba seguro que no debería estar, pero encajaba en esa realidad. Me gustó .
Hizo que sintiera un poco más esa mezcla que nos forma.

Por un momento estuve en dos sitios a la vez, y en ambos como en casa.

Jálowin 2014

noviembre 11th, 2014 Nerea

En Japón no hay grandes desmadres en Nochevieja… ¡pero tenemos Jálowin! Por supuesto, a los zombies, los vampiros y los monstruos, se añade una horda mucho más peligrosa: ¡¡la de las guarrillas zombies!! Y os podréis imaginar la de años que llevamos viendo ese toro desde la barrera…demasiados años como para no caer en la tentación. Este año, los chicos se han transformado en algo más que zombies… y este año, no han aullado a la luz de los neoenes… ¡¡les han aullado a ellos!!

 

AKB9Z

Pero, ¿quién no les aullaría a las AKB9 zombi? Y verlas prepararse fue un espectáculo inolvidable. Maquillaje, uñas (algunas más falsas que otras), pelucas realmente de todos los colores y estilos, medias… Incluso una maquilladora profesional que se ganó el cielo con ellos y un enfermero en caso de problemas de salud. ¿Se puede pedir más? Sí, se puede pedir una cohorte de admiradores. Por eso decidimos sacar al Looser que llevamos dentro: a ese kaishain borracho(oficinista), ese otaku virgen de 30 años (panoli) y a ese eterno sempai (empleado senior) enteradillo.

Las chicas.jpg

 

En FB ha habido bastantes espoilers pero esperamos que esta colección de fotos os compense… Recordad, sufridos lectores… solo para vuestros ojos.

Mahal en blanco y negro.jpg

 

Nomimono tastooodaaaa.jpg

 

El resto quedará en la memoria de los asitentes, en las retinas de los que nos vieron pasar y en la pila de fotos que aun no hemos publicado.

¿Un tren de la Yamanote marrón?

octubre 15th, 2014 Nerea

Son las siete y media, el segundo tifón de octubre se fue coleteando esta madrugada, dejándonos el reguero de paraguas siniestrados y una mañana radiante, como siempre.

Me dirijo como buen autómata a mi andén de la Yamanote y entonces ocurre… El tren se acerca y algo no me cuadra: ¡es marrón!

foto robada porque la nuestra era una KK

 

Ahora recuerdo, hace unas semanas vimos ese tren marrón y muchos de los que vivís en Tokio ya sabréis de que va esta película.

Para quienes no lo sabéis, a la compañía de JR(japan railway, no el de Dallas) les da por decorar los trenes de vez en cuando con motivo de algún evento (estreno de cine, campañas gubernamentales, etc..)

pista

 

En esta ocasión, algunos trenes de la Yamanote han sido recordados (por fuera) como un antiguo vagón de tren. En honor a…

Hay tifón, hay tifón

octubre 14th, 2014 lorco

Íbamos a contaros que seguimos vivos, que el tifón numero 19 del 2014 pasó anoche por Tokio y que dejamos la cámara puesta para ver como se movía el aguacate, al final lo que mas se mueven son las nubes. Pero eso si, seguir los consejos de los ÚNICOS héroes del ROCK.

Afinando un sueño, solo le falta plantar un árbol

octubre 8th, 2014 Nerea

¿Quién de vosotros ha tenido un hijo? ¿Quién de vosotros ha escrito un libro? ¿Os vamos a hablar de bonsáis? ¿O de qué?

Hace un mes descubrí en un programa cultural del Cervantes un acto llamó mi atención. Alguien que algunos de vosotros conocéis por haber compartido historias y risas a través de este blog, tenía previsto hacer la presentación de su último desafío: “Afinando un sueño” .

“Afinando un sueño” es un libro que no solo recoge lo más granado de este finalista del Premio Bitácoras, es mucho más. Ha pasado años en Japón “rascando teclas” sin volver a su Zalla natal, ha sabido encontrar el encanto a su alrededor y ha convertido esta ciudad de atómatas en un derroche de humanidad con la magia de su prosa.

Además ha llenado sus días de karate, cursos de ceremonia del té, festivales de Yosakoi, maratones, saraos en torno a lo ibérico… Y como no, también ha ocupado sus noches con borracheras interminables, monólogos imposibles o búsquedas incansables de la chica de sus sueños con su “esa así como pa’mí” ( y por el camino ha encontrado a la chica del avión, la de Enoshima, la de Shimokitazawa, la de Okinawa…) Sí, !ha buscado mucho! Pero ha terminado por encontrar a “La chica que siempre sonríe”, Chiaki. Y menos mal, porque él es el chico que siempre acaba echando la lagrimita… Cuando se casó, cuando nos presentó a su familia, cuando nos anunció junto a Chiaki que estaban esperando a Kota, cuando se comió un tubo de wasabi disfrazado de Hello Kitty…

Así que cuando nos propuso que eligiéramos un capítulo de su libro para leerlo durante su presentación, muchos pensamos… ¿Cómo hago para que no llore?

Algunos leyeron capítulos cachondos, otros leyeron de forma cachonda, pero todos leímos lo mejor que pudimos.  Yo solo puedo decir, que tuve que leer el mío hasta 5 veces para evitar que las palabras me picotearan la garganta y me humedecieran los ojos. !Pero lo conseguimos! …. Y Oskar, no lloró.

Para quienes aún no lo sepáis. Oskar, nuestro euskaldún, es entrañable, tiene cara de no haber roto un plato ni de plástico, una modestia que envuelve hasta sus logros más audaces y un corazón que como se dice comúnmente “no le cabe en el pecho”. “Afinando un sueño” es un pequeño tesoro, un trocito de la vida de un “rascateclas” con vocación de poeta, que sueña con poner un bar, y seguir cuidando de los suyos a golpe de copas, tapas y sonrisas (y alguna lágrima).

¿Dónde he puesto los clínex?

Mahal me recuerda que no he dicho absolutamente nada de cómo transcurrió la presentación… !Qué diablos! Cuando tiene razón, tiene razón.  !Vamos allá!

Cosas que sabríais sobre “Afinando un sueño” si hubierais podido asistir. Habríais descubierto cómo llegó Oskar desde Zalla a Tokio hace más de diez años. Os habría explicado lo que le impulsó a escribir su primer post y el nacimiento del Blog de Ikusuki. Habríais sabido de sus idas y venidas por Tokio, sus añoranzas  y esperanzas, sus risas y sus lágrimas, los amigos “para siempre” y los anónimos pasajeros que le arroparon el corazón. Habríais visto a Chiaki sonreír y a Kota liarla parda en plena presentación ante la tierna mirada de su padre mientras nos decía “Ahora le da un cacho pan y el tío más feliz que una perdiz”. Poco a poco os habríais adentrado en ese universo tan particular y al mismo tiempo tan universal  que Oskar ha creado y cuya síntesis es “Afinando un sueño”. Compartiríais la sorpresa de Oskar al conseguir los fondos para publicar el libro… ¿Quién podría dejar escapar la ocasión de participar un poquito en este sueño?

Gracias… a Manolo por ceder un espacio de su biblioteca a este proyecto, a Teresa por darle difusión, a todos los lectores (virtuales o no) que han hecho posible este sueño, a Fran por darle forma, a los que estuvisteis allí este sábado, a Chiqui por los vinitos de después, a Misaki por echarle valor y cerrar con uno de los pasajes más poéticos, a los lectores (Dani, Zordor, Chiqui y Mahal). A Chiaki por sonreír pase lo que pase, compartir a Oskar con sus a veces incomprensibles amistades y a Kota por hacernos ese escaner con sus ojos de querer comerse el mundo. Gracias a Oskar… ¿por dónde empezar?