¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Repetir y repetir

Mientras revisábamos las fotos de este viaje a Moalboal nos acordamos de las palabras de más de uno y de dos, “¿Volvéis al mismo sitio?, ¿nos os cansáis?” La verdad, de ese sitio no, hay varias razones por las cuales repetir puede ser mejor que ir a un sitio nuevo, seguro que muchas también para lo contrario y aunque si seguimos a este ritmo nos van a dedicar una habitación en el hotel.
Blue Abyss.jpg
Hoy aquí hablaremos de lo bueno de repetir, ya sabéis, aquello de “a mi me daban dos”, quien sabe lo mismo la próxima vez nos vayamos de hoteles en Mallorca, pero hoy toca esto.

  1. Conoces rutas, tiempo de transporte, opciones y ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.
    – Siempre puede haber sorpresas, atascos, desgracias naturales, pero la cantidad de tiempo que se gana sabiendo como llegar y sin tener que dar  vueltas hace que sea un gran punto a favor cuando tenemos vacaciones cortas, vamos casi siempre.
  2. Sabes donde comer, que comer y hasta el precio.
    – Mas de una vez nos ha pasado en ir YA pensando en tal o cual plato de tal o cual restaurante antes de llegar, alguna que otra vez nos hemos encontrado con el restaurante cerrado, pero las veces en las que no…
  3. La gente ya te conoce e incluso te llaman por tu nombre.
    – Lo cual nos ha permitido irnos dejando cuentas a deber, pagar a los tres días, que te digan que hace mucho tiempo que no te ven y te saquen a cenar, aun no tenemos la foto en el bar al lado de la de Cristo rey, pero todo llegará.
  4. No hay que comprar “recuerdo de…”, en caso de hacerlo ya conoces el precio.
    – El placer de evitar las compras, esa sonrisa al ver las tiendas de recuerdos y decirte que TU no tienes que entrar NI a mirar. El gustazo de cuando te dicen un precio, en caso de extrema necesidad, poder decir que la vez anterior pagaste XYZ y que como siempre vuelves un pequeño “descuento” sería de agradecer.
  5. Aquello de ir “a tiro hecho” de tenerlo todo “atado y bien atado”
    – No hay sorpresas, o casi, al menos en lo que se refiere a la estancia sabes que esperar, donde vas a dormir, que vas a comer (¿he dicho ya que llegas con el menú pensado?), sabes hasta con quien vas a hablar.
  6. La gente conoce tus gustos y recibes recomendaciones personalizadas.
    – Que habrá gente que lo haga mirando paginas de esas de interneee, pero una recomendación local siempre tiene un pelín más de sustancia.
  7. Es como volver a casa
    – Aunque a veces te toque pagar el alojamiento, lo bueno es que ya sabes cual es la lampara que no iba bien, por donde sale el sol, a quien pedirle algo si tienes prisa…
  8. Ayudas a gente perdida
    – No eres un local, para nada, pero da gustico eso de echar una mano a los “nuevos”, eres el internee local y sin necesidad de conectarte. Eso si, generas gasto en birra y conoces gente.

Seguro que alguno esta pensando en que todo eso lo puedes conseguir planificando unas vacaciones, buscando, preguntando en foros, pasando tiempo en interneeee. O simplemente teniendo un Cicerone y en eso debemos discrepar. Lo que digan los demás sera siempre SU experiencia, SUs circunstancias, SU brownie, que si que muchos a lo mejor tienen razón, pero nada como vivirlo uno mismo y hacerse con TU opinión.

No es fácil elegir, ponderar entre novedad y entusiasmo contra tranquilidad y conocido, lo que esta claro es que si para estas repetimos destino para las siguientes nos vamos a un sitio nuevo 🙂

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos Por las paredes
Hace unos 730 días, relatábamos Camino del infierno (segunda parte)
Hace unos 1095 días, relatábamos Terremoto de Lorca
Hace unos 1460 días, relatábamos Segundo King Kong por Tokio
Hace unos 2189 días, relatábamos El Oktoberfest en mayo
Hace unos 1824 días, relatábamos Mientras suben las fotos de Palawan
Hace unos 2189 días, relatábamos Segunda B (se veía venir) y el PP en Lorca

 

12 Comentarios a 'Repetir y repetir'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. M dice:

    Eso me ha pasado a mí con el segundo viaje a Japón (aunque en mi caso he repetido por una buena oferta, más que por tenerlo planeado). Eso sí, yo cubro ambos aspectos. Por un lado, visito lugares conocidos, repito lo que me gustó y veo aquello que no pude por falta de tiempo en la anterior ocasión. Y además aprovecho también para ver lugares nuevos, que hay muchas zonas del país que no conozco.

    Para futuras ocasiones… bueh, no sé qué haré. Me llama oriente y hay muchos países que me gustaría visitar. Pero por otro, Japón añade las comodidades (y la seguridad) de un país avanzado. Con mirar por internet y con lo que chapurreo de japonés puedo moverme libremente por el país sin depender de nadie. Y eso en otros lugares lo tendría más complicado.

    Ains, quien fuese rico y pudiese ir de un lado a otro sin tener que elegir XD

  2. Pau dice:

    Con esos argumentos…

  3. nerea dice:

    Y volver volver volveeeeeeeer!!!!

  4. Sol dice:

    Será porque lo he aprendido de mis padres, pero siempre he distinguido entre los viajes que haces, para conocer paises o culturas diferentes, en los que te pateas lo que haga falta y ves todo lo que puedas y ese viaje, que es casi una necesidad, que lo haces para relajarte, siempre al mismo sitio y donde puedes, como bien decís, sentirte casi, casi como en casa 😉

  5. adela garcia dice:

    GRACIAS, GORDA. POR TI CONOCI REUNION, FILIPINAS Y NO ME IMPORTARIA VOLVER DE NUEVO. (A JAPON YA LO HEMOS HECHO VARIAS VECES)

  6. Neki dice:

    Que voy a decir yo de repetir sitio. Cuantas más veces mejor. para mi con cada viaje mejora