¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Una historia de ida, ida, ida y vuelta

Mierda, mierda, mierda.

Con esas palabras me daba cuenta ayer de que mi monedero, el de las monedas, el que ya había perdido y recuperado, no estaba en mi bolsillo, ni en mi casa.
La culpa es de los pantalones, bueno, de los bolsillos que llevan atados a ellos, son la mínima expresión de un bolsillo y como no tenga cuidado todo lo que entra, se cae.

Mi cabeza estaba segura de haber puesto el monedero en su sitio, el bolsillo, pero al no estar este cuando fui a buscarlo a la hora de comer, sospeche que podría haberse caído al dejar la moto.
Nada, allí no estaba, segundo paso, se cayó al coger la moto en el garaje, para comprobarlo tendría que llegar a casa.
Al llegar allí, NADA, nada, solo quedaba un tercer paso, no confiar en el modo automático de las mañanas y esperar que estuviera sobre la mesa.
Subir a casa, mirar en la mesa, NADA, mirar al rededor de la misma y…

MIERDA, MIERDA, MIERDA.

El monedero no estaba. ¡Por perdido lo daba!

Cual ha sido mi sorpresa esta mañana cuando viniendo para el curro, si, si, el nuevo (de momento), en un semáforo, tirado en el suelo…

Un poco rayado

Lo primero que pensé fue TOMAAAAAAA está!!!
Luego pensé, pena, esta un poco rallado. Le di la vuelta y…

MUY rallado

Está muy rayado.

Lo mejor es que las monedas de dentro estaban MEGA-ralladas. Seguro que mas de uno, dos, tres y cuatro camiones habían pasado por encima, ya no necesito ponerlas en las vías del tren para saber como se aplastan.

Moneditas aplastadas

Y en VEINTICUATRO horas, nadie, NADIE, había pillado el monedero. Ahora vuelve a ser MIO, MI TESORO (o lo que queda de él)

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos Haciendo de senior
Hace unos 730 días, relatábamos Comiendo en HOTO FUDO
Hace unos 1095 días, relatábamos Ninja por Cojones, ropas de ninja
Hace unos 1460 días, relatábamos En estos momento tan extrañables
Hace unos 2189 días, relatábamos Diferencia en los desayunos- Colacao Vs Milo
Hace unos 1824 días, relatábamos Rafael Riego

14 Comentarios a 'Una historia de ida, ida, ida y vuelta'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. la madre que parió!! Imposible casi encontrar algo asi! Están pasando cosas raras últimamente… 😉

    abrazos!

  2. Pau dice:

    Ostras que casualidad y cómo ha acabado el asunto 😉

  3. lorco dice:

    Pese a que el monedero ha quedado…pues ya habéis visto en qué estado. Cualquier fan de Ford Fairlane pagaría por esta ocasión de decir : He encontrado mi monedero, está un poco rallado, no está muy rallado” Vamos a tener que ponerle a Guillermo una jardinera en el ojal…

  4. Xavi_kun dice:

    si lo veo yo anda que lo ibas a recuperar xD

  5. adela dice:

    Repito: Flores no, un Jardín pero como el de Weno-¡No tienes potra!

  6. Farlopy dice:

    Estaba un poco rallado? Tanto como una Fender Stratocaster? Esa sí que estaba MUY rallada….MUY rallada (lease entre sollozos).
    Bueno, al menos ha vuelto a ser tuyo. Ponle un cascabelito, anda 😀

  7. Ko dice:

    Yo también me repito: la receta del abono?

  8. JJ dice:

    Eso te pasa aquí en España y desaparece el monedero antes de dar el segundo bote en el suelo.