¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Después de la maratón (parte I)

febrero 23rd, 2015 lorco

¡¡¡YATAAAAAAA!!! ¡Terminada!

Pocas cosas he tenido tantas ganas de terminar como esta carrera. Ahora estoy seguro, puedo terminar una maratón, en serio. Y si alguien me pregunta ¿que es lo peor de una maratón? ¿en que momento lo pasaste mal?
Lo tengo clarísimo, donde lo pase mal fue saliendo a entrenar :)

Hay que prepararse, no se que pasaría si uno saliese así, a lo loco, lo mas normal es que se transformara en los “walking deads” que se veían, en esos muertos con dorsal que iban medio andando medio arrastrándose. Pero si la preparas, no como yo, SEGURO que la terminas,¡SEGURO!

Hoy solo paso por aquí para dejar un vídeo, unas imágenes y dar MIL gracias a todos. Durante la semana os contaré mas cosas. Seguro que entonces ya no recordaré que eso de agacharse no es bueno para los muslos.

¡Dentro VÍDEO!

El loco de Dani me pillo en el kilómetro 20, aunque yo iba tan a lo mio que solo lo vi muy tarde y luego, en Ginza, me volvió a pillar, esta vez saludando.

Antes de eso había tenido a mis dos liebres, GRANDES, muy grandes. Jugandose la vida, el ser arrestados y el pasar la noche en el cuartelillo salieron a correr ¿diez? kilómetros conmigo, se agradecieron MUY mucho.
Las dos liebres

Ahora os dejo el álbum y luego os cuento como me paré a darle un BESAZO a la fotógrafa ;)

 

Maratón Man

febrero 20th, 2015 lorco

¡Allá vamos! Desde anoche el dorsal duerme en casa.

Tokio maratón! (Amarillo limón)

Ya puedo decir eso de “alea jacta est”, ahora solo queda levantarse el domingo y salir a disfrutarlo. Han sido tantos días saliendo a correr que hasta no se si quiero que pase o no. Me explico.

Se que después del maratón no saldré tanto a correr, y eso en cierto modo no termina de gustarme, creo que le he pillado gustillo a esto de ponerme las mallas. Aunque también sé que tendré más tiempo para mi, que ya no faltaré a mis sesiones de Kendo, este mes de febrero lo he dejado bastante de lado.

Como Jota me ha estado diciendo, lo importante es no ver NI UN ZOMBI el domingo, disfrutar a tope del pedazo de recorrido y guardar cada kilómetro en la cabeza. Solo hay una primera vez y la mía va a ser esta.

Lo que sin duda ya guardo en mi cabeza han sido los comentarios que he ido recibiendo durante este tiempo cuando la gente se enteraba que iba a correr 42,192 metros. Aquí van algunos, sin orden específico

- ¿pero, entero? / ¿pero, lo vas a terminar?

Sin duda el más repetido de todos.

- Hostia mola, a mi me invitaron a correr el de NY, iba a salir a hacer solo 10km y acabé haciendo 32, es un disparate, seguro que te lo pasas bien.

Este me saco dos mil sonrisas.

- ¿ya has corrido alguno? / ¿no deberías hacer antes algo mas corto?

Ya he corrido, ya, ningún maratón, eso sí, pero con esto de entrenar ya he pasado de los 500km alguno de esos valdrá

- ¿podemos ir a verte? / ¿correr un rato contigo?

Pocas cosas me harán más ilusión, he tenido la mala/buena suerte de que me tocará solo a mi de toda la gente que conozco que lo intentó. Correr con amigos es siempre mucho, MUCHO más divertido.

- Yo te espero con una birra en la meta.

Así es como se motiva uno. Birras, birras, BIRRAAAAAAAAAS

- Hijo mío, tú si ves que estas cansado te paras y para casa, que tu no vives de esto.

Una madre siempre impone antes el bienestar de su retoño, aunque pese 83 kg, a terminar y las chorradas esas del espíritu de superación.

- Animo, lo peor que te puede pasar es que te guste y repitas.

Sinceramente, ni idea, admiro a la gente que entrena regularmente. Yo con Kendo tengo suficiente, quizás salir UNA VEZ a la semana a correr, pero de tres a cuatro veces más Kendo va a salir PIRRIIIIIIII.

Y dos mil mas, anécdotas de gente que ha corrido, consejos sobre comida, bebida, ponerse tiritas en los pezones, enlaces a la entrada de metro después del maratón de NY…

Yo desde hace dos semanas miro el tiempo que va a hacer el domingo, no ha parado de cambiar, “huevo frito”, viento, sol, lluvia… De todo, aunque hace tres días paró en lluvia y no cambia. He de reconocer que al principio me jodió ver eso de la nube y las gotitas se quedaba en la previsión, ahora ya no.
Si llueve, pos disfrutaré del colorido de los paraguas :)

 

Seguro que alguno, hasta puede que alguna, ha puesto sus ojos en es folleto de “Tokyo girls run” y es que, aparte de la birra esperando al final, hay una “zanahoria” que hemos repetido una y mil veces entrenando. Hay que conseguir tener delante, así como a unos siete metros y a velocidad constante no muy superior a la nuestra, un culete majo, femenino a ser posible (conclusión a la que llegamos después de arduo debate)

Así que este domingo, baterías del teléfono a tope, barra de chocolate en el bolsillo, vaselina en “lugares propensos a rozaduras”, los ojos puestos en todos aquellos que me esperan repartidos por la carrera, el sol en el corazón y a buscarme un culo “zanahoria” que esté entre los 6’30” y los 7′ en los primeros 20000 metros y un pelin más rápido desde allí.

 

Señores, allá vamos, a correr un ratico. Nos vemos en los BARES!

 

Pd.- Madre, tu tranquila que no me arrastro ;)

Destraumando

febrero 17th, 2015 lorco

Tener una familia de cachondos es muy majo, pero tener cuidado con lo que decís que podéis terminar como uno que yo me sé este año.

La cosa se remonta a muNcho tiempo atrás, allá cuando el que escribe tenia pelo. Allá cuando eso de escribir la carta de los reyes se hacia sin mirar los precios, tan solo apuntando TODO lo que se te ocurriera y deseando que llegase el día de actos para saber lo que los buenos de los reyes habían tenido a bien traerte.

Durante incontables años en esa carta, en la que yo escribía, siempre aparecía EL BARCO PIRATA DE LOS CLICS. Nunca llegó, no había tiempo, dinero ni  manera de hacer que ese no fuera el único regalo posible. He debido repetir un par de veces eso de “estoy traumao” jamás conseguí el barco pirata, como mucho jugar con el de las vecinas del noveno, que estaba bien, pero como que no era lo mismo.

Este año lo han hecho, me han DES-TRAUMAO, los reyes magos me han hecho llegar un barco pirata, EL MAS GRANDE. Pa que quepa bien en nuestro palacio de Tokio.

Decir que es una pasada de regalo se queda corto, decir que no nos lo esperábamos es poco. Para prueba, el momento de ABRIR el paquete, el momento en el que nos quedamos de piedra.

También queríamos decir a los señores de playmobil, majos, majos, que piensen un poco en los padres, tardamos cerca de una hora y media en terminar de montar el bicho, menos mal que teníamos destornilladores, paciencia y un par de birras. No quiero imaginar “la alegría” de aquellos padres/madres/hermanos a los que les toque montarlo la mañana de reyes.

Yo libre de traumas infantiles, de momento, me paso el día en la bañera con los piratas (no caben en otro sitio) y empiezo a pensar si invitar a mis amigos a jugar con ellos es una buena idea o si los pondré celosos y se enfadarán con sus reyes magos por no ser tan majos y dejarles semejantes PEDAZO de regalos.

Caldo de gaijines

enero 28th, 2015 lorco

Este fin de semana nos fuimos a ponernos a remojo, a un onsen, a uno de esos que tienen un baño mixto exterior o 混浴 konyoku

Empezando por el principio, hace muuuuucho, mucho tiempo, cuando llegamos por primera vez a vivir a Japón un albaceteño de cuyo nombre no quiero acordarme visito un hotelito, con rotemburo mixto al norte de Tokio. Desde entonces, Nerea quería visitar el lugar, desde entonces todos los inviernos (es mejor sumergirte a 40 y pico grados cuando fuera estas a menos algo, que a treinta y pico) intenta reservar pero siempre se nos va de las manos.

Postalita

Este año no, allá al principio del mes de diciembre hicimos una reserva, el primer sábado libre que encontramos era  el 24 de Enero, dos meses después, así de petao esta todo en este país.

Para llegar al hotelito, Takaragawa, desde Tokio podéis ir en Shinkansen o pillar un tren normal. Nosotros, debido a que la diferencia de precio era demasiada teniendo en cuenta que SOLO te ahorrabas quince minutos, nos fuimos en tren local. Ahí es na, tres horas de tren para ir, tres horas para volver.

Nos plantamos sin ninguna prisa a las tres de la tarde en el hotel, dejamos la bolsa en la habitación, nos pusimos la yukata y a correr hacia el agua caliente. Eso sí, a las chicas nos permiten (o casi nos obligan) a llevar una especie de gamuza con tirantes horrenda, para salvaguardar nuestros lustrosos cuerpos de las miradas lascivas… Mientras que nadie protege a los muchachos (y no tan muchachos) de los escaneos frontal y dorsal… A penas una toallita ridícula que algunos llevan, he de decir, con un arte digno de la pasarela de Milán. Tendréis que creerme porque Mahal se niega a hacer la moviola para ilustrar mis palabras.
Estos hoteles suelen reservarse con cena y desayuno incluidos, así te llevas la experiencia TOTAL, una pedazo de cena washoku (和食), vamos cena de platos japoneses, en la habitación y desayuno de esos de pescado a la plancha, natto y arroz.

A lo que íbamos, salimos corriendo solo tapados por una capa muy fina de tela (no os liéis, nos referimos a las yukatas), y cual gamo que salta en la sabana perseguido por leonas llegamos a la primera poza de agua ardiendo. En pocas ocasiones en mi vida me he desecho de la ropa con esa rapidez. En menos de dos estaba en pelotas, con una toalla ridícula a la altura de los pelos (es lo que tiene ser calvo) y saltando, con cuidao de no salpicar, dentro del agua.
Cuando pensaba que Nerea tardaría un rato mas me giro y veo sonreír a una morena de pelo rizado que resulto ser la mía. Ole, los dos en el agua hasta las orejas a ver de que iba eso de cocerse a fuego lento.

Dos horas, dos horas después salimos arrugados y calentitos, eran cerca de las seis y media y teníamos cita para la cena a las siete. Nos sobraba tiempo, el frio seguía empujándonos a pensar que eso de mirar el paisaje era de cobardes. A correr para la habitación.

La cena, en serio, pillarla siempre, no hemos podido acabarnos NUNCA una de esas cenas, sopa, guiso, tempura, pescado, parrilla, encurtidos, arroz, fruta… IM PO SI BLE. Tardamos una hora en intentar terminar y media en volver a ser personas.

Un dos splof

Evidentemente después de la cena, a correr, esta vez como paquidermos rellenos, hacia el agua. Una pasada, dos horas y media dentro, nos encontramos con una pareja con ganas de hablar y claro… Allí que nos quedamos dándole, si llegan a tener birras nos sacan de allí al amanecer.

Nos fuimos a la cama con la pena de no haber tenido un poco de nieve, a parte de la ya caída, mientras nos cocíamos. Así nos hizo más ilusión cuando después de desayunar nos cayó una poca en la cocción de la mañana.

Esta roca no estaba fria

Y así, cocidos a cuarenta grados durante media horita más nos volvimos hacia el hogar. Sin duda un lugar para repetir, dicen que es el KONYOKU más grande de Japón y eso se agradece, aunque quizás no el hotel…

Pd.- El acceso al baño es gratuito, así que si estáis por la zona…

El pasillo

enero 16th, 2015 lorco

Los días de frio o lluvia Jamonera se queda en el garaje, esperando que el sol salga y caliente. Esos días debo atravesar un pasillo. No deben ser ni cien metros, pero los tacones resonando hacen que parezcan muchos más.

No se porque, especialmente los viernes, cuando cruzo por ese pasillo desconecto los cascos, abro los oídos y dejo que el ruido me lleve a la oficina.

Es otro momento mas de esos “momentos hormiga” que tiene esta ciudad, de esos en los que las escenas de “Tiempos Modernos” se quedan cortas. Este es de los pocos que me gustan, no se si es el sonido, la luz, que en ese pasillo no hace frio ni llueve, el conjunto de todo ello…

Una de las cosas raras es que ese sonido esta ahí solo AL ENTRAR a currar, a la salida ya hay otro, hay voces, carreras, otros ritmos.

No es el perfecto repiqueteo de los tacones, ese ritmo que te hace andar a la misma velocidad que los demás.

Lo mismo me estoy volviendo un pelín más loco y solo lo oigo yo, son voces de sirena que me llevan a estrellarme contra mi mesa, mi teclado, mi rutina. Yo os las dejo aquí, las veis y me contáis

Nosotros nos ya de vuelta tras una semana a Camboya, que rima con agua en botella, luchando por unas vacaciones de cinco meses pagadas para toda la humanidad, con la ropa de verano de nuevo y peleando contra los mosquitos.

Si alguno lo desea, Dead Keneys…

Je suis Charlie

enero 8th, 2015 lorco

Je-suis-Charlie

Malagon

Khalid Albaih

 
Joep Bertrams

Migraciones

diciembre 11th, 2014 lorco

Todos los inviernos somos testigos de una de las migraciones que mas furor causa en el mundo científico.
Estamos hablando de la “pelusa ombliguera” esa gran especie que levanta odios y pasiones a partes iguales.
No analizaremos aquí esos odios o pasiones, no entraremos en el debate de quien debe sacarla, el tema que nos tiene intrigados es “su migración” y de ella hablaremos.

Allá por el mes de noviembre, cuando las camisetas de manga corta dejan paso a los jerséis y “los jaldares” pasan a ir por dentro, es cuando empezamos a ver los primeros signos de esta migración. Poco a poco, las pelusas ombligueras van tomando forma; pequeños grupos de no más peso que algunas micras son desalojadas todas las noches. Efectivamente, conforme vamos anadiendo capas de algodón en nuestra vestimenta constatamos un aumento de tamaño, llegando a casos de mas de un gramo.

Será ya en los meses de diciembre a febrero cuando estos habitantes del ombligo lleguen a su máxima ocupación, y no será suficiente un desalojo diario de su habitat, sino varios.

Siguiendo las teorías de migración actuales se podría considerar que los “factores de atracción” (pull factors en la terminología académica) son los PULL. Pero no, hemos comprobado científicamente que también acuden con sudaderas, jerséis, rebecas e incluso chalecos de invierno.

Lo que si concluyen nuestros estudios es que se trata de una “migración golondrina”

Emigración golondrina es la emigración temporal y repetitiva de carácter anual sin establecer arraigo ni integración en la nueva comunidad, generalmente por motivos laborales no tradicionales y por tanto diferente a la trashumancia y vida nómada.

En efecto, no se han visto en ningún caso pelusas ombligueras estableciendo residencias duraderas en este habitat.

En verano, bendito verano, es imposible encontrarlas, quizás los “factores de expulsión” (push factors en la terminología académica) pueden ser las ráfagas de aire que pasan por debajo de los jaldares, al encontrarse estos no introducidos en los pantalones, constituyendo un habitad adverso para el asentamiento de las mismas.

Quizás toda esta migración es debida a una selección natural que ha provocado, mediante condicionamientos instintivos y niveles endocrinos, que la subida de la temperatura haga que nuestras pelusas ombligueras emigren a climas más fríos. Allá donde los pingüinos.

Tan solo una pregunta nos queda, ¿tendrán los esquimales pelusas ombligueras perennes?

Pd.- para evitar “traumar” la salud mental de los visitantes de este rincón hoy no incluimos fotos.
Pd.Pd.- Lo estáis deseando, seguid informándoos aquí.

 

 

 

En un remoto pasado

Poniendo cosas en su sitio

diciembre 4th, 2014 lorco

El año pasado por estas fechas estaba dándole vueltas a lo bien que había ido la fiesta de yoyogi y lo mal que lo había hecho en el examen de kendo. Este año tenemos 1000 cocRetas fritas/freidas, el fin de semana nos hizo mitad y mitad y con el TERCER dan de kendo bajo el brazo.

esos palos

Hace dos lunes, festivo en Japón por ser San Clemente en Lorca, tuve la oportunidad de hacer de nuevo el examen y esta vez no falle. Esta vez me dieron el DAN y ahora estoy a un pequeño paso de poder hacer el cuarto, ese que se hace en el BUDOKAN de Tokio, ese que te convierte en profesional.
Ahora tan solo puedo presumir de tener lo que les dan a una gran parte de los universitarios japoneses, por aquello de pegarse y pegarse durante el cole, el instituto y parte de su universidad. También te permite ejercer de profesor de Kendo, o eso me han dicho, aunque yo no me atrevo, aun me veo malete.

Venga que nos toca

El examen empezó con un desayuno de campeones “nolotil” pal cuerpo y a correr que no queríamos llegar tarde.
A la hora estaba, pero resulto que no era el sitio. Me presente en otro lugar, todo ello por no mirar el mapa y conformarme con pensar que sería en el mismo lugar de la última vez. Allí solo había gente jugando al voleibol. Eah, a correr, preguntar a un par de personas, que me indicaran donde era y listo. Llegue, llegue.
Entregar los papeles, en el examen hay una parte escrita que haces en casa (mil gracias Ruri por escribirlo por mi), a ponerme el traje de kendo, la armadura y al lio. El calentamiento estaba hecho, ya solo quedaba pasar el combate.

Meidito

El primero medio bien, el segundo, aquí esta el vídeo.

Pasado la parte difícil, el combate es donde suele caer la gente (un 20% de suspensos esta vez) un poco de relax y a revisar las katas. Como hay mucha gente te toca hacer solo una parte de ellas, para mi gusto me toco la mas fácil, shitachi! Las de uchitachi son de más respeto.

coordinados

Y listo, pasadas las katas, pasados los nervios, YA TENIA el tercer dan en mi poder, ahora solo queda esperar tres años y pisar por primera vez el budokan por dentro :)

Fin

 

Kendo 3 dan
13 photos

Supein Festival Yoyogi 2014

diciembre 2nd, 2014 Nerea

Hace un año, por estas fechas, un grupo de locos respondió a la llamada del Festival de España en Tokio. Con más miedo que vergüenza, montaron un chiringuito, prepararon comida para aburrir a un regimiento de Obélix hambrientos y se lanzaron a difundir la gastronomía ibérica.

Misakinchi churros time

Por eso este año, no dudaron en volver a colgarse en mandil y la sonrisa (cosa que no les cuesta mucho hacer…). El resultado: dos días de tortillas, croquetas (lo primero en acabarse, para desgracia de los que llegaran tarde el domingo), sopa de ajo, cerdo al chilindrón y jamón, regados con sangría, cerveza y mojitos… Un no parar.
Hay que decir que el clima no se lo ha puesto fácil, pero aun así han conseguido que su cola sea una de las más constantes y más revisitadas de este fin de semana.

Misakinchi backstage5

Gracias a Nuria, Thais, Hanna, Anna, Sannae, Germán, Oscar, Misaki, Fernando y Mahal,  por habernos permitido disfrutar una vez más de vuestro saber hacer y de vuestra simpatía.

Toma tortilla

Mahal, la gente empieza a pensar que te dedicas profesionalmente a la gastronomía…
¿Estás un paso más cerca de dejar de “rascar teclas”?

El tren de las 18:14

noviembre 26th, 2014 lorco

Debe ser el único diferente, nadie sabe porque, nadie termina de entenderlo, todos los demás expresos, son expresos hasta el final de sus vidas. Él no, él decidió hacer las ultimas 4 paradas, pasara lo que pasara, hiciese el tiempo que hiciese.

El expreso

Todos los días los viajeros que no suelen montar en el tren de las 18:14 miran para los lados cuando el EXPRESO decide parar en las cuatro últimas, ninguno de los expresos lo hace. Miran para los lados, se quitan los cascos para ver si oyen algún anuncio explicando el porque de esas paradas y mientras el tren de las 18:14 ríe por dentro.

Les ha vuelto a engañar, ha conseguido que otro montón de pasajeros llegue tarde, que no puedan correr, que les toque hacerlo desde la ultima parada.

Él disfruta de esas cuatro paradas, sabe que son el final de su trayecto, que se acaba el día, que después de eso dormirá en las cocheras, parece disfrutarlas más que las demás, sin prisa, haciendo que cada vez que se para y abren las puertas los viajeros asomen sus cabezas para comprobar, asustados, que aun no están en la última.
Entre cada una de las paradas acelera, los pasajeros se dicen, ha debido ser un error, ahora seguro que no para, y lo vuelve a hacer, vuelve a pararse y abrir sus puertas mientras sonríe.

El sabe que por la mañana no podrá hacerlo, que al medio día tampoco, pero cuando sea el tren de las 18:14 podrá por fin tomárselo con calma.
Quizás las paradas se deban a que coincide con otros trenes en el anden, quizás se deban a que así la chica que termina de trabajar puede subir en él, quizás a ese abuelo que, acompañando a sus nietos, vuelve a casa. Nadie nunca le ha preguntado. Los que no suelen usarlo no lo vuelven a hacer y aquellos que lo conocen agradecen esas cuatro paradas, no necesitan una razón.

Cuatro respiraciones profundas en la prisa de la gran ciudad, cuatro paradas, cuatro guiños a los viajeros que lo conocen, cuatro veces demostrando que hay maneras de vivir.

 

 

 

Pd.- Os juro que las tres primeras veces pensé que ese mamón de tren se estaba quedando conmigo, ahora esas paradas me hacen sonreír mientras veo como los “nuevos” miran a derecha e izquierda intentando entender el porque de la parada.

 

En un remoto pasado