¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

El día en que un señor me pidió que le pegara

Ayer fui a mi primera clase de kendo y no me pegaron. Pero empecemos por el principio que luego os liáis y me preguntáis si lo hice en la piscina.

Sobre las seis de la tarde, Jamonera mediante, llegaba yo al centro deportivo con un shinai de esos en la mano. En en ascensor hasta el quinto piso, donde se imparte la clase, un señor mayor con sombrero montó a la vez que yo. Al mismo piso, eso solo puede significar que venía a clase de Kendo.
Al salir del ascensor lo reconocí como uno de los profesores, ninguno menor de sesenta, de la clase del martes. Eah, a sonreír. Yo concentrado en sonreír todo el tiempo a todo aquel que se dignara a mirarme
(es mi manera de decir, no te entiendo pero al menos parezco amigable, ¿verdad?)

Al llegar me piden que me siente y después de tener sentado un rato en seiza uno de los profesores me dijo que eso dolía, que me sentara de manera más cómoda, ¡¡OLE!! y yo sonríe que te sonríe.
Ellos se estuvieron dando golpetazos en las cabezas una hora y media y yo allí sentado, esperando, sonriendo. Cuando la gente empezó a irse y yo a pensar que tanto sonreír solo me había valido para que me doliera la comisura de la boca un señor dentro de una armadura me dijo, ven, ven…
Y yo pensando, este que me quiere pegar y yo no llevo armadura ni na…
Nada, anda tu sonríe que lo mismo te pega más flojo por aquello de tener una cara amigable.

Me pone en mitad del dojo, me explica como coger el/la shinai y me pide que le pegue…
Yo, sonriendo, le pregunto si de verdad quiere que le pegue, mire que como luego me lo devuelva nos vamos a llevar mal desde el principio. Nada, nada, el insiste, pégame, en la cabeza.
Eah, pos a sonreír y a pegarle. Media hora que estuve pegandole al pobre señor que no me había hecho nada. El me corregía postura y movimiento de pies, insistía en que aquello era como un baile, desconociendo el pobre mi hipocondría-intercostal, y en que debía llevar los pies paralelos siempre. Nunca mostrar el talón de Aquiles me decía. Como si yo supiera donde esta en mio una vez que empiezo a “bailar”…
Al terminal el señor de la armadura se descubrió y resulto ser el ancianito del ascensor. Menos mal que le deje pasar primero y le sonreí, sino me mata a palos.

Resultado de la primera clase:
-Tengo que aprender a bailar kendo y a saber donde esta mi talón de Aquiles ese.
-Hable con cuatro personas, les sonreí a mas de cuarenta.
-La semana que viene… Vaya, pues no entendí al sensei cuando me lo dijo al irse, pero me da que me va a pegar

En un remoto pasado

Hace unos 365 días, relatábamos  Galletas de Halloween
Hace unos 730 días, relatábamos Acto de terrorismo
Hace unos 1095 días, relatábamos Sacudida pero contenta

13 Comentarios a 'El día en que un señor me pidió que le pegara'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. Hubiera molado verte en un video, con esa sonrisa permanente y luego cuando te pide el señor que le pegues.. interesante. A ver que da de si la proxima clase, seguro que ya estás con ganas 😀

  2. ikusuki dice:

    Jaja, como me he reido!
    Pero como mola que hayas ido!!!! tu sigue sonriendo que eso es mucho hoy en día, si señor.

    Qué guay!

    PD: Pa cuando se viene la Nere al bailoteo???

  3. julencin2000 dice:

    Qué buena la conclusión final jajaja, te dirán la semana que viene que te vas a llevar lo que le has dado esta clase más un extra jajaja. Curioso lo de la edad media del profesorado…

  4. Pau dice:

    Qué crack, debe molar mucho el tema ese del kendo, pero no nos has traído fotos. Espero un ninja por cojones akendado 😉

    Qué paséis un buen finde pareja!!!

  5. Midori dice:

    A mi tambien me hubiera gustado ver una filmacion de ese momento.

    Besitos.

  6. Manchu dice:

    Seguro qeu le estuviste pegando al pobre ancianito?? o todo es fruto de tu imaginación, al estar moviendo sin parar los músculos de la cara??
    Piensalo bien!!! jajajajajajaj
    Besicos y feliz san viernes!! 😉

  7. Curro dice:

    Guille, dedícate al punto de cruz. Como ese arte marcial tenga que ver con el baile, tú+arte+baile=KATASTROFA! (que dicen los eslovaquines).
    Para la próxima clase: Cacerola HIPERMAX y vaselina para las comisuras, que luego se cortan y no veas lo que jode. Y por favor, si te dan palos de verdad, PÁRALO POL!! GRÁBALO NER!!!!!!!!

  8. El Capitán dice:

    “(es mi manera de decir, no te entiendo pero al menos parezco amigable, ¿verdad?)” <– que grande xDDD

    Seguro que ese ancianto en realidad es el Rey Mono camuflao, y un día de estos tú podrás ser su sucesor 😀

  9. Nerea dice:

    Pos videos habra dentro de poko, prometido. Curro, como va ese resfriador?
    oskar, cuando tu me digas voy, ademas con una amiga! ya ves, hay lokos en todos sitios, inkluso en Yokohama!
    Besakos a todos y proximemente ninja por cojones akenado, total!!!!!!

  10. adela dice:

    ¡Animo guille, que ya te faltan menos palos!. Pero estoy de acuerdo con Curro, el baile y tú (al igual que la piscina), estais reñidos y no os llevareis bien nunca. Por cierto, ¿has encontrado ya tu talón de Aquiles?A ver si lo buscas en el finde. Un besao a todos

  11. danikaze dice:

    jaja que puntazo

    muy bueno lo de la sonrisa…
    pues nada, tu a seguir sonriendo, lo mismo les das penita y no te dan fuerte xDDD

  12. zordor dice:

    Genial tio! mucho animo, antes de que te quieras dar cuenta estaras bailoteando como un campeon 😉

  13. Elessar dice:

    ¡lo que daría yo por dar clases de kendo aquí!