¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

La insoportable levedad de los broches de piedra.

Nadie nos creería si os dijéramos que el pasado viernes estuvimos en la inauguración de una galería de arte. Sería aún más difícil de creer si os dijera que se trataba una galería de joyas, de creadores japoneses, estudiantes de arte, experimentales… Sí, hay fotos.

parte de los asistentes

La primera, la razón por la que fuimos allí: Ruriko, Saori y Makki. Saori se encargaba del catering… delicioso. Sobretodo esas copitas de yogur de sésamo, impresionante. Recordáis esa fiestecilla en Golden Gay en la que Saori y una amiga alquilaron un bar… Pues la misma amiga montaba esta inauguración.
En esta ocasión, un  grupo de jóvenes artistas habían alquilado un local para mostrar sus creaciones. Allí que nos fuimos. Y conocimos a este chico.

Hirota Kato - El artista

Muy orgulloso nos explicó en qué consistía su proyecto-obra-experimento. Pero os dejaremos descubrirlo poco a poco.

¿Qué veis en la vitrina?

Hirota Kato - la obra

Respuesta obvia: piedras. Respuesta real… broches.
Pero son de piedras, ¿verdad?
Pues depende. Solo un broche está hecho con una piedra de verdad… las demás son papel mojado, mezclado con pintura.
Y de ahí, la insoportable levedad de los broches de piedra.

Un detalle, sobre el precio de esta quimera de broche. Ese precio era el más bajo de toda la galería. Siendo el precio más alto la misma cifra multiplicada por 10. El precio del arte exclusivo.

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos Vigilando a Mahal por internete
Hace unos 730 días, relatábamos Descubriendo una nueva playa
Hace unos 1095 días, relatábamos Una de botellas

16 Comentarios a 'La insoportable levedad de los broches de piedra.'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. lorco dice:

    Ande que no se rió de nosotros ni na explicándonos como había hecho las “piedras”

  2. Curro dice:

    Oye, y ese precio en lereles, cuánto es? Porque yo se lo hago más barato, más rápido y menos leve, pero así mejor, que enganche bien lo que tenga que enganchar…digo!

  3. Olga dice:

    Hombre, original es, pero bonito…¿?¿?? Yo por llevar un pedrusco colgando (aunque sea de cartón-piedra) no pago un duro 🙂

  4. Sol dice:

    Bueno, después de haber visto “escarabajos joya”, de caparazón tornasolado, vivos, sujetos por una cadenita y un pasador, lo de las piedras se me queda corto. Hay gente “pá tó”.

  5. Turris dice:

    Pues un diamante no deja de ser un pedrusco… Y bien caros que son! XD

  6. enekochan dice:

    Porque será que ese “arte” me ha recordado a cierta mierda de artista enlatada…

    • Sol dice:

      Ja, ja, ja!! existe otra obra “mierdosa”, que ví en una exposición de arte pop, en el museo de arte Reina Sofía: un cubo de metacrilato en el que “el artista” había metido a presión toda la basura que su novia había acumulado durante meses. Lo mejor fue que según nos acercábamos y alucinábamos con “la obra”, un guarda de seguridad, nos dijo que no se podía tocar, a lo que le respondimos entre risas que, “ni ganas oiga!!”.

  7. zordor dice:

    Vaya tela marinera 😛 Por cierto te queda way el rapado 😉

  8. uvepece dice:

    Buenoooo les puedo ver cierta gracia pero vamos… si costasen 1€… no esa barbaridad! jajajajaj Y seguro que vendió unos cuantos!

  9. Jota dice:

    ¿de cartón piedra?¿como los ninots de falla? ¿a 17000 yenacos? Joder,que artista mas listo.

  10. necuro dice:

    ¡De carton piedra me parece a mí la cara del artista, con eso precios!
    De todos modos, ya era hora que os dedicarais a “culturizaros” y no solo a acudir a actos cerveceros
    un saludo a Saori-.

  11. neki dice:

    En que ambiente os moveis ya!! Eso de apuntarse a todos los saraos al final resulta que es bueno

  12. Nerea dice:

    Dentro de poko nos beberemos el sake con el meñique estirao!!

  13. Curro dice:

    ¿Dónde está el post de hoy? Que son las 7:40 y todavía no hay nada escrito!

  14. Zaraka dice:

    Pensando en el rato que puede llevar hacer una cosa así a mano esos precios no me parecen tan allá.

    Eso sí, yo no pago por algo así ni harto grifa. Pa qué, si bajándome al río tengo originales a patadas y además en caso de necesidad los podría usar pa darlo un peñazo al txorizo, no como esos ¿broches? que los vas a tirar y se los lleva el viento. Porque si no es practicidad no entiendo otra razón para ponerse algo así, la verdad.