¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

La Nere le pega al bombo

Prólogo (diálogo interior que podéis saltaros, esto es más para mí que para vosotros que leéis el blog)

Desde que llegué quise hacer algo japonés.

Ya ves tú qué chorrada, como si vivir en Japón no fuera suficiente.

Pero vivir en Japón y vivir Japón no es lo mismo, hay cantidad de gente aquí que podría llevar la misma vida en Wichita Wisconsin…

Claro, claro, si no fuera por el tren tokiota, los hanamis, los hanabis, el koyo… Por no hablar del comercio y el bebercio… Seguro que puedes comer las mismas croquetas de jamón aquí que en Albacete (por decir algo) ¿O me vas a decir que hablas mejor japonés o entiendes mejor la idiosincrasia nipona gracias a hacer clases de ikebana o ceremonia del té?

Guillermo lleva desde que llegó haciendo kendo, y una aquí como una idiota del trabajo al bar y del bar a casa…

Pero si eso ya es megajaponés!!!

Y megaespañol, no te jode.

Admítelo, le tienes envidia y querías poder eclipsarlo un poco demostrando que tú también puedes..

¿¿¿¿¿Perdoooooooonaa????? ¿Me acusas de afán de protagonismo? ¿A mí?

A ver, sincérate. ¿Qué has decidido hacer? Porque si estás aquí dando la brasa con uno de tus post psicoanalizantes, por algo será.

Nada más llegar, vimos espectáculos de Yosakoi (gracias a Ikusuki, que ese sí que es un tarado de japón, que solo le falta achinarse los ojos… que de tanto reírse siempre ya casi los tiene como los locales). Bailar coreografías al son de la música, con tu disfraz/uniforme era un sueño de infancia.

Y ahora que vives en Tokio centro te has apuntado a un club, fantástico.

Pues no, al final lo dejé pasar porque la presión de estar a piñón sin faltar a un solo ensayo me acabó echando para atrás… Es que no me gusta comprometer mis fines de semana.

Ya veo, te rajaste.

Como una cobarde. Pero poco después vimos un espectáculo que me dejó de piedra pómez: el festival de Taikos de Narita (de nuevo gracias a Ikusuki por hacernos descubrir este fenómeno).
Gente zumbándole a un tambor a ritmo desenfrenado. Aquello tenía una fuerza y una belleza impresionantes. Mi corazón retumbaba como un caballo desbocado…

No tendría eso nada que ver con los maromos (y maromas) cuyos cuerpos perlados de sudor comenzaron a habitar tus tórridas noches de invierno… Recuerda que soy la voz de tu conciencia y lo sé todo.

Bueno, eso también. Para qué negarlo. La cuestión es que descubrí una disciplina que unía : ritmo, belleza, potencia, gracia, música y deporte. Además, mi falta total de solfeo no se interponía. Era perfecto. Así que en cuanto Ikusuki (maldito Ikusuki) nos propuso hacer un “bautismo” de taikos, me apunté sin pensármelo dos veces y descubrí que aquello de zumbarle a un tambor del tamaño de una lavadora era lo mío. Además, el curso estaba resultando algo estresante y necesitaba evacuar mala onda a saco… ¿qué mejor que liarme a ostias con algo que no se queja?

Y seguiste en el club de Ikusuki.

No, lo dejé estar porque era carísimo y un poco estresante (eso de hacer espectáculos no me dejaba cagarla tranquilamente con los ritmos y esperé cautelosamente…)
Fue algunos meses después cuando gracias a Mahal conocí al miembro del grupo Shiba Taiko. Y entonces empezó todo de verdad.

Bueno, ya era hora de que llegarás al meollo de la cuestión. Después de un folio de post…

Por la espalda.jpg

SHIBA TAIKO

¿Qué es el Taiko?
Es elegancia, es potencia, es agilidad, son brazos en el aire y pies en el suelo, son espaldas rectas, “bachi” (baquetas) ardiendo y ojos en el tambor con la cabeza inmersa en un ritmo que se repite, que cambia, que tiembla y hace temblar.

 

¿Cuándo se escucha Taiko?
El lugar donde más acojona es un escenario nocturno iluminado por antorchas, el Taiko Matsuri de Narita. Yo he aprendido a disfrutarlo en festivales “Bon Odori”. Antiguamente, se celebraban con motivo de las cosechas de verano, y también en las pequeñas fiestas de barrio. Era el momento de reunirse unos y otros entorno al ritmo del taiko para bailar juntos con una cerveza no muy lejos. Coño, una feria.
Por eso, además de lo que he dicho antes, “taiko” para mí es fiesta, es gente con yukata bailando alrededor y olor a sobayaki, risas de niños y farolillos rojos bajo el cielo.

 

¿Cómo resumir 10 meses de “taiko”?

  1. No aporrear el tambor.
  2. Las rodillas flexionadas como si mearas en un agujero sin llevar las gafas de ver (es decir, cerquita pa mear dentro pero no en cuclillas, que salpica). Agujetas fruto del shock con  la  vida sedentaria
  3. Ampollas como huevos de codorniz, y tiritas en los pulgares (señal de que empiezas a coger los “bachi” como los Okamisama mandan).
  4. Después de tres meses… Sigues desquiciada porque no das con el ritmo ultrafácil que se sabe hasta la hija de cinco años de una compañera que solo viene a mirar… Penoso.
  5. Por fin!!!!! Sé dar ocho golpes seguidos sin cagarlaaaaaaa. Master of universe.
  6. Primer matsuri, con más desatino que vergüenza. La primera vez, rápido y no te enteras de nada, y al acabar preguntas ¿Ha estado bien? Mientras te contestan un “Sí” que suena a “si no has oído un tambor en tu vida…”
  7. Segundo matsuri, mis compis me animan y bato el récord, toco sin parar casi una hora y solo la cago una de cada tres veces. Sigo siendo “cascarón de huevo” pero ya no les da vergüenza ajena que me vean tocar con ellos. Lo he conseguido.
  8. Mierda, ahora me dicen que tengo que tocar como los demás… ¿Dónde me he metido?
  9. El dos de noviembre, a darlo todo (o a que me den hostias con los “bachi” hasta en el carné)

 

 

Gracias a la paciencia de mis compañeros y compañeras, a la tenacidad de Haka-sensei y las labores de traducción de Joel (no el hijo de Kalel, sino un americano muy majo que lleva allí la tira).

 

Y aquí todas las fotos de la primera actuación, un regalo, un regalo para los ojos.

 

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos 交番 – kōban
Hace unos 730 días, relatábamos Y vamos a por las 100
Hace unos 1095 días, relatábamos Monti en Tokyo
Hace unos 1460 días, relatábamos Jamonera en Urgencias!!!! o nunca digas que en Japon no te entiende nadie.
Hace unos 2189 días, relatábamos Tatuajes de bandas en Filipinas II , Esparteñas contra Waraji(草鞋)
Hace unos 1824 días, relatábamos Un poco de Política Sindicalista
Hace unos 2189 días, relatábamos Planeando las primeras vacaciones

17 Comentarios a 'La Nere le pega al bombo'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. lorco dice:

    Oleeee!!

    No solo le pega al TAIKO sino que lo hace bien, se permite sonreír e INCLUSO me da las gracias!!

    OLEEE

    (eso si, va DE ROSAAAAAAAA, ROSAAAAAA)

  2. Jota dice:

    Como mola! Nerea, enhorabuena!

  3. danitoru dice:

    ¡Sí que mola, sí!

    ¿Y dónde dices Nerea que tienes el festival el 2 de noviembre?

  4. Sol dice:

    JAJAJA! la voz de la conciencia es muy puñetera. 😉
    Bueno, decir que siento envidia, es quedarme muy corta, el Taiko es una de las cosas que más me gustan de la cultura japonesa, hasta el punto de que, como Donosti está hermanado con Marugame, estuve indagando a ver si encontraba clases de Taiko por aquí, pero ná. 🙁

  5. Pau dice:

    Te queda genial el papel de taikera!

  6. Aunque me haya molao, no seré yo el que suelte un piropo por esta boca! 😀

  7. CaDs dice:

    cawen, tengo eso pendiente! 🙁

  8. Nerea dice:

    De momento sigo siendo el ultimo mono de la galaxia taikera, pero le pongo ganas, que es lo que cuenta. Lo del 2 de noviembre es una mini actuacion a las 11 de la mañana…Madrugando en vacaciones… Lo que hacen un tambor y dos palos. Gracias a todos excepto a Chiqui… tu prefieres el padel, ¿no?

  9. Neki dice:

    Pues yo desde ese mismo matsuri de Narita tambien lo pense. Yo creo q de estar allí me apuntaría, hasta que me echasen del grupo por malo y solo pueda jugar en las salas de juego.

  10. adela garcia dice:

    Lo siento Chiqui, pero mi niña lo hace mu, pero que mu bien. Que el concierto del 2 de noviembre lo disfrutamos “in situ”.
    ¡Esta niña mía, se atreve con tó!