¿a Cuenca?, ¿a la mierda?, ¿a la luna?, ¿al infinito y mas allá?

Regalo del Gobi

Ayer tuvimos un invitado sorpresa en nuestras vidas, al parecer de vez en cuando llega hasta Japón, pero yo no recuerdo haberlo visto antes. Ni mas ni menos que arenas del Gobi, de ese desierto que salia en los tebeos de Mortadelo y Filemon, y ya de paso algún que otro pesticida.

Del Gobi hasta Japón hay aproximadamente 6,700 kilo metros, mucho mas de lo que Nerea y yo hemos conseguido hacer en coche un verano, y aun así ayer todo Tokio se cubrió de repente de polvo amarillo y no era polen.

A nosotros nos pillo de compras, llenando la nevera, justo en el momento en el que íbamos a salir vimos como la gente se quedaba en la puerta y empezaba a decir “Yabai, yabai” (dios mio?, joder?)
Al principio pensábamos que llovía de la ostia, que es lo que suele causar esta reacción, pero allí no caía ni una gota. La luz había cambiado, ya no teníamos ese domingo de sol y terraza que había treinta minutos antes sino una extraña luz amarilla.
Fue poner los pies fuera del super y darnos cuenta de lo que pasaba, viento del carajo, polvo amarillo por todos lados y nosotros con Jamonera, menos mal que ella puede con todo.

Balcón derecha (tormenta arena)

 

Balcón izquierda (tormenta arena)

La tarde entera fue amarilla, polvorienta y en casa. Y para terminar de arreglarlo esos vientos  han bajado las temperaturas casi diez grados. De una PERFECTA primavera a volver al invierno. Con algo de suerte todo termina esta semana y volveremos a estar en primavera la que viene.

Os aconsejo que leáis la entrada del pozo de la sabiduría sobre ese “polvo asiático” (ingles, español) y flipeis con lo pronto que nos vamos a morir TODOS.
(Madres, de ambos dos, si estáis leyendo esto no os preocupéis, nosotros estuvimos siempre protegidos con mascaras, trajes ignífugos, parches de nicotina y una toalla)
Que conste que nosotros sabíamos lo que era porque nos pillo una vez por los Pekines, que si no hubieras corrido como locos con gorros de papel de plata sobre nuestras cabezas.

 

 

 

En un remoto pasado
Hace unos 365 días, relatábamos YAMANOKEN PISS
Hace unos 730 días, relatábamos Refugio de aves
Hace unos 1095 días, relatábamos La soledad del jefe
Hace unos 1460 días, relatábamos Carta al señor del metro
Hace unos 2189 días, relatábamos Vestidos de domingo
Hace unos 1824 días, relatábamos Café y otros problemas

16 Comentarios a 'Regalo del Gobi'

Subcribirse a los comentarios con RSS

  1. El fin del mundo de nuevo…la de veces que lo habremos vivido ya! 😉

  2. tsutomu dice:

    Nota mental: Yabai, yabai! = ¡Ojo al canto, se esta liando parda!
    Por variedad de fenómenos naturales no será, no…

  3. Felipe dice:

    Pues antes de llegar a Tokio nos pasó por encima en Seúl, así que imagínate. Y como bien dices, de polvos chinos a 20 grados (estooo) a un domingo frío sin pasar de 5 grados. Cosas de la primavera asiática 😀

  4. mahal dice:

    Lo que tiene la ventolera!!!! Ay, si alguno hubiera estado en la playa de Bolonia (cerca de Tarifa) un dia de levante….

  5. Elena dice:

    Eso nos pasa a nosotros de vez en cuando, lo malo es q no es arena de Gobi sino del Sahara y aqui lo quehace es subir la temperatura y muy mucho. Es lo q tiene el norte de Afriga que tenemos el desierto cerquita, cerquita….

  6. Pau dice:

    Nada, vosotros aguantáis eso y más

  7. adela dice:

    Estoy con Nerea. Levante en Bolonia o Tarifa, o las arenas del Sahara que llegan hasta aquí y lo ponen tó perdio de polvo rojo. Aquí aún no hemos visto la primavera, agua y frio por tós laos.